Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El último vuelo del Microraptor, ficciones hiperbreves überfrikis.

El último vuelo del Microraptor - Destacada

Hemos echado un ojo a la antología de microrrelatos de Sergi Oset y no nos lo ha devuelto.

Me gusta la literatura breve. He leído infinidad de textos a los que les sobraban páginas, pero pocos, casi ninguno, a los que les faltaran. Por eso me gustan los cuentos cortos y me encantan los microrrelatos: porque no hay espacio para la paja y todo es grano. Por desgracia, la proliferación del formato en los últimos años ha llenado el mundo de mediocridades con ínfulas. Sentencias dignas de Paulo Coelho, con la profundidad de un charco, que pretenden ser trascendentes.

El último vuelo del Microraptor - Vídeo

Fotograma del montaje de Nuria Claverol a partir del libro.


Y por eso un libro como el de Oset se agradece, porque tiene menos pretensiones que resultados. Aunque es cierto que no todos los relatos del libro son igual de buenos, en conjunto tiene un gran nivel y deja buen sabor de boca, a pesar de terminar con la que creo que es la sección más floja de las nueve que componen el volumen: «Microbios y bacterias». Personalmente, yo no solo no la habría elegido para terminar, sino que no la habría incluido. No son malos cuentos, pero están bastante lejos de los demás.

Que es una buena colección de microrrelatos ya lo indica el hecho de que David Roas, uno de los mayores expertos en la materia y excelente escritor de hiperbreves él mismo, haya aceptado prologarlo. Y para muestra, un botón:

Microraptor Amanita
Los microrrelatos se agrupan por temas con títulos que hablan pos sí mismos: «Micromonstruos ejemplares», «Microcrímenes Maxauberianos», «Microhuevos revueltos» o «Las micromuertes», por poner algunos ejemplos. Entre todas las secciones sacamos una idea de las filias y fobias de Oset, y una conclusión bien clara: es culturalmente disperso. En las páginas del Microraptor se entremezclan H. P. Lovecraft, Poe, Richard Matheson, Tolkien, Tim Burton, George Orwell, Darth Vader, los juegos de rol…

Oset Vieja Guardia
Los relatos de Oset son traicioneros. Muy a menudo están impregnados de humor, aunque sea un humor negro o incluso macabro, y parecen ligeros, meros juegos estéticos, pero en realidad esconden cargas de profundidad donde menos se las espera uno. Cuando más desprevenido estás, ahí es cuando te va a llegar el directo a la cara. Uno de los de verdad, de los que no te rompen solo las gafas, sino que te tocan también dentro. Relatos que hablan de los Mossos d’Esquadra que le saltaron un ojo a Esther Quintana, de los refugiados que se ahogan en las costas griegas, de los que mueren en una patera o de los mercados que especulan con el hambre.

Oset Mossos
Sin embargo, estos relatos más sociales están repartidos con disimulo entre otros mucho más esteticistas, y con unos continuos juegos literarios y referenciales. Las dos secciones monstruosas, «Micromonstruos ejemplares» y «Los Z comen (y muerden) aparte», son realmente brillantes y contienen algunos de los mejores relatos del libro. En ellas las referencias llegan a ser abrumadoras, y algunas solo se aprecian en segundas o terceras lecturas, ocultas entre otras más evidentes. Se trata de un canto de amor a la cultura popular, con todos sus iconos desfilando por sus líneas. 

En claro contraste con ellos encontramos otros relatos más domésticos, el «Microlibro del amor (y de la guerra)», en torno al amor y el desamor, a la soledad y a los fracasos sentimentales. Lo curioso es que los relatos que componen la sección no son los mejores vistos individualmente, pero en conjunto conforman una de las secciones más sólidas y consistentes de la antología. Arrojan una visión depresiva de las relaciones humanas, regodeándose en el fracaso y dando una pátina de humor por encima casi como mecanismo de defensa para no correr al baño a cortarse las venas.

Oset Microraptor - Reproches
Observado en su conjunto, El último vuelo del Microraptor es un retrato de nuestra vida cotidiana entre lo ridículo y lo deprimente, siempre bañado por un humor y una mala leche más que de agradecer. La escritura y los escritores son risibles, a veces grotescos, porque ¿cómo iba a reírse Oset de lo demás si no empezara por sí mismo? Pero detrás suyo llegan todas las miserias humanas, y son miserias porque, a la luz de los microrrelatos de Sergi G. Oset, todo lo humano es una miseria: el amor, el sexo, la muerte y el suicidio, la familia, los héroes, los políticos o incluso los cuentos infantiles.

Os dejo con mi relato preferido del libro. Vosotros decidís si es el tipo de humor que os gusta o sois gente seria, triste y miserable.

Oset microraptor pedro

Sinopsis

El último vuelo del microraptor

Relatos hiperbreves que reflejan distintos aspectos de la realidad humana a través del humor.

Inicia sesión y deja un comentario