Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Extraños testimonios de Daína Chaviano

extranos-testimonios

Relatos extraños, diferentes, insólitos, originales, pero sobre todo, con una atmósfera gótica, pero caribeña.

Descubrir a una autora tan veterana como Daína Chaviano a estas alturas me genera un pelín de reparo, pero más vale tarde que nunca. Huso Editorial ha publicado Extraños testimonios, un pequeño libro que recopila un gran número de relatos de género fantástico de la autora cubana Daína Chaviano. Y cuando digo género fantástico, me refiero a que toca una gran cantidad de palos, aunque como cita Cristina Jurado, podríamos definirlo dentro de «gótico caribeño». Daína Chaviano nos presenta desde luego una obra peculiar, y que, aunque tiene pros y contras, no deja de ser recomendable por la cantidad de relatos y la variedad de los mismos. Daína Chaviano es conocida además por obras como Un hada en el umbral de la Tierra (Ediciones El Naranjo, 2015), o La isla de los amores infinitos (Grijalbo, 2006), entre muchísimas otras.

Extraños testimonios es una obra repleta de referencias al terror gótico, casi un homenaje que vive entre dos mundos, varado entre la fantasía, el realismo mágico o el horror. Cada historia tiene múltiples interpretaciones o solo una, cada cuento merece ser releído, pues la atmósfera mítica de cada uno aborda lo extraño que reside en los resquicios y esquinas oscuras de la realidad. Chaviano separa los cuentos de forma más o menos temática, en la primera parte, «Sacrilegios nocturnos», asistimos a la prosa inspirada directamente en el horror gótico que se zambullo en la fantasía. Vampiros, criaturas sobrenaturales y extrañas, caníbales, duendes, fantasmas, espíritus e incluso personajes metaliterarios pueblan relatos como Elogio sobre la locura, Duente, Estirpe maldita, o Teje, araña, teje. Esta primera mitad del libro es la más oscura, la más terrible y la que nos abre la puerta a un sótano maravilloso pero repleto de tinieblas.

Daína Chaviano

En «Prosas ardientes», la segunda mitad del libro, encontramos relatos relacionados con el amor y la erótica envueltos en el aura de lo fantástico, con un elemento común: todos estos cuentos los protagonizan mujeres. Los temas varían desde la obsesión por la belleza, la licantropía, los celos de una mujer con poderes, una relación lésbica entre Eva y Lilith, o una chica joven que se enamora de una escultura. Cabe decir que esta segunda parte es igual de interesante que la primera, pero se diluye el tono oscuro y ominoso de la atmósfera y opta por algo desde un punto de vista de la fantasía, un vistazo a lo extraño. Esta segunda parte ofrece un acercamiento a la fantasía poco común pero igual de interesante que los relatos de terror.

Cabe destacar la engañosa prosa de la autora, con una simpleza que oculta un trabajo complejísimo de pulido y reescritura. Los textos son fluidos y transparentes, y el conjunto ofrece un ritmo regular. Quizá habría que destacar los abruptos saltos temáticos de un relato a otro, pues son textos de entre 3 y 6 páginas que pasan a contar historias absolutamente distintas, y quizá alguien con un ritmo de lectura más o menos rápido puede caer en un embrollo confuso de historias. Pasamos de cuentos inquietantes a otros aterradores, eróticos o perturbadores, pero algunos más y otros menos, todos los relatos tienen una atmósfera tétrica alrededor, una atmósfera que genera curiosidad. El fantástico de Daína Chaviano invita a estimular la imaginación más allá de horizontes que salen de nuestra zona de confort.

Sinopsis

Extraños testimonios

Los relatos de Extraños testimonios provienen de una dimensión donde la realidad parece moldeada con la misma sustancia de la que están hechos los sueños. Moviéndose por regiones inciertas, el presente libro ejemplifica una de las facetas estilísticas de Daína Chaviano que ella denomina «gótico caribeño». Sus propuestas formales son tan diversas como sus contenidos, trazados con una prosa sutil y feroz a la vez. Deudora de clásicos anglosajones y latinoamericanos que van desde Edgar Allan Poe hasta Horacio Quiroga, de Margaret Atwood a Juan José Arreola, de Howard P. Lovecraft a María Luisa Bombal, la autora de ­Extraños testimonios avanza por una senda narrativa que la distingue del resto de los escritores hispanoamericanos y, en especial, de sus coterráneos cubanos. El uso de elementos fantásticos, eróticos y terroríficos son sus herramientas para abordar temas dolorosamente humanos —la mujer-objeto y la mujer rebelde, los conflictos del escritor ante el acto creativo, la realidad social de un país, la fragilidad de la psiquis— en tonos que transitan por el humor más perverso, la intensidad poética, el horror de lo innominable y una ironía lúdica, casi gozosa. Sin embargo, el lector puede obviar esas segundas o terceras lecturas, y simplemente disfrutar de estas singulares narraciones donde la naturaleza humana enfrenta sus demonios que, siempre al acecho, nos recuerdan que lo insólito y lo maravilloso también pueden sorprendernos en plena luz del trópico.

Inicia sesión y deja un comentario