Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Fermín Salvochea, cazador de monstruos

Las tres muertes de Fermín Salvochea - Destacada

La nueva novela de Jesús Cañadas se presenta como histórica, pero se desarrolla como fantástica.

Por fin tenemos una nueva novela de Jesús Cañadas y volvemos a encontrarnos con sus monstruos enfrentándose a los humanos. ¿Es esto un spoiler? Quizás, pero Cañadas nos acaba hablando siempre de un mismo tema: hombres enfrentándose a monstruos. Si eso es un símbolo de su psique, de la sociedad o de lo que sea, que venga Cañadas y nos lo explique.

Las tres muertes de Fermín Salvochea comienza como una novela costumbrista; una de esas novelas históricas que tanto gustan al mainstream en general. Nos encontramos dos líneas temporales: 1873 y 1907. Ambas recrean el Cádiz de aquellas épocas y, muy dickesiano él, Cañadas nos demuestra que sabe escribir la mar de bien. Juega con los localismos (al final del libro hay un glosario de términos gaditanos), con un lenguaje que roza la poesía sin ser cargante y que de repente nos golpea con frases duras que nos sacuden los morros, porque la realidad que está retratando es tan dura que en algunos momentos merece ese lenguaje.

Jesus Cañadas

Jesús Cañadas, horas antes de la presentación en Gigamesh.

Esta primera parte del libro es la que seguro gustará a todos aquellos amantes de las novelas históricas: tenemos el retrato (perfecto) de un Cádiz de época, lenguaje que suena a antiguo, una historia un tanto folletinesca (hospicios, amores e hijos secretos, huérfanos…), misterios, enigmas y aventuras. Como en cualquier novela histórica que se precie, los personajes reales como el mítico alcalde Fermín Salvochea o los propios abuelos de Cañadas (como ha reconocido en su presentación, que podéis ver aquí abajo), se mezclan con los ficticios. Todo ello, claro, bien engarzado, siempre planeado en bien de la trama.

Dentro de este realismo costumbrista, poco a poco, los ingredientes fantásticos van apareciendo hasta que nos rodean y nos asfixian. Porque no nos olvidemos de que esto es una novela fantástica, una pura urban fantasy, en la que no ha hecho falta irse a los típicos Londres, Nueva Yorks o Parises. Cádiz es perfecta. Jesús Cañadas ha recuperado las viejas leyendas de Cádiz (las cuevas de María Moco, el hombre pez, los doce moros…) y las ha mezclado sabiamente con una pizca de steampunk, con leyendas digamos «más internacionales» y con múltiples referentes, que vamos reconociendo y disfrutando según nos los vamos encontrando en la historia. Yo he pensado en los Goonies —aunque mucho más tristes y oscuros—, en Batman, Catwoman, 007, los Miserables… ¡si he llegado a pensar hasta en el inspector Gadget!

 
Esta mezcla, que os puede sonar a extraña mezcolanza, ¡funciona! Vaya si funciona. Porque está pensada, trabajada para que encaje al milímetro y te atrape y te haga disfrutar. Si en otras novelas de Cañadas, como Los nombres muertos,  había algún momento en el que el ritmo fallaba y sobraban páginas, aquí todo está medido. La construcción de la historia está muy trabajada y funciona. Los capítulos se van haciendo más cortos hacia el final y eso acelera el ritmo justo cuando hay que acelerarlo.

Pero no sólo funciona la aventura. Hay un fondo que acompaña a la ficción: hay luchas de humanos contra monstruos, pero también hay una lucha de clases. Porque Cañadas toma partido por los pobres. Y si, cuando leáis la novela, atendéis a una lectura de lucha de clases, veréis que, en efecto, ahí hay otra posible lectura. Y por supuesto esos pobres, tan miserables, son los que se ganan todas las simpatías de los lectores

img_20171019_191330-640x480

Asimismo, también hay una interesante disquisición sobre la ficción y la realidad. Sobre las novelas fantásticas versus la realidad y el realismo. El protagonista duda, duda muchas veces de las historias fantásticas que le relata su padre y el lector puede llegar pensar en algún momento si todas esas pinceladas fantásticas no son otra cosa que imaginaciones de alguno de los personajes. Luego, pues claro, se demostrará que no. Porque como dice algunos de los personajes: “La realidad es aburrida”.

Aunque claro, también se dice en un momento dado: «Tanto enigma y tanta mierda ya».

Sinopsis

Las tres muertes de Fermín Salvochea

1907: Fermín Salvochea, legendario alcalde de la ciudad de Cádiz, fallece en extrañas circunstancias. Ese mismo día Juaíco, un barbero viejo y borracho, decide contarle a sus hijo Sebastián su historia. Justo cuando un enigmático teatro de los horrores ha llegado a Cádiz. Brutales asesinatos se suceden en los callejones de la ciudad. 1873: El joven Juaíco empieza a atrabajar para Fermín Salvochea durante su primera semana como alcalde. Una muerte en un burdel los embarcará en una aventura llena de misterios, magia negra y venganza más allá de la tumba.

Inicia sesión y deja un comentario