Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La corona del pastor: El nostálgico adiós de Terry Pratchett

La corona del pastor Destacada

Con 41 títulos a sus espaldas, La corona del pastor pone punto y final al Mundodisco de Terry Pratchett.

Se cuenta, en una maravillosa nota de despedida de Rob Wilkins, asistente del autor durante años, que Terry Pratchett a menudo escribía más de una novela al mismo tiempo, y que en el caso de La corona del pastor, la última de todas, llevaba «años» dándole vueltas a lo que él llama «los elementos clave de la última historia de Tiffany Dolorido y Yaya Ceravieja». Wilkins afirma que, de haber tenido algo más de tiempo, Pratchett hubiese vuelto sobre ella, y lo que hoy tenemos en las manos, su última historia, tendría algún que otro añadido, porque, considera, algunas historias no quedan del todo cerradas.

Pero, creedme, son detalles sin importancia. La historia central, la historia de Tiffany, y la de Yaya, que es la misma historia, porque una sucede a la otra, y el círculo se cierra, y hay frases lapidarias que probablemente pasen a la Historia, con mayúsculas («Lo importante es la gente, señora Carcoma, no los libros»), se cierra de una manera formidable, tan formidable que, por un momento, el lector tendrá la sensación de estar despidiéndose del mismísimo Pratchett.

La corona del pastor - Portada

La historia arranca con una muerte. La charla con la Muerte en sí es corta, pero intensa. Incluso a la Muerte le pone triste tener que hacer su trabajo esta vez. Y he aquí que el lector no puede evitar pensar en esa misma Muerte llevándose a su autor favorito. Es cierto que en esta ocasión la pena es más grande que la dicha, y que el humor está un poco ensombrecido, no sólo en el momento en el que la Muerte hace lo suyo, sino durante todo el libro, porque lo que predomina es la nostalgia.

Hay nostalgia cuando Tiffany Dolorido y Preston, el médico, se encuentran, y se dicen que lo mejor sería renunciar a su amor porque les impediría ejercer su oficio tan bien como podrían hacerlo, que ambos tienen talento para lo suyo y que lo único que harían sería desperdiciarlo si antepusiesen lo que sienten el uno por el otro a su profesión. Y no sólo nostalgia. Está la sensación de que el autor está hablando con los que se quedan y diciéndoles que, vale, puede que él antepusiera sus libros a todo lo demás, pero que valió la pena, porque así, haciéndolo, hizo muy feliz a mucha gente (y basta un vistazo a la contraportada o a las primeras páginas, donde un montón de grandes hablan de su relación, siempre maravillosa e inspiradora, con los libros de Pratchett, para comprobarlo).

La Gran Yaya Ceravieja

La Gran Yaya Ceravieja


Prosigamos. Se ha decidido que Tiffany Dolorido debe sustituir a Yaya Ceravieja. Tiffany duda, y durante la novela, lucha a ratos consigo misma y su condición de hija de La Caliza, pero ¿acaso puede desobodecer a Yaya? Lo dejaremos en suspenso, porque aquí radica buena parte de la fuerza de esta última novela del Mundodisco. Y hablaremos de otras cosas. Carcoma, por ejemplo, que se considera a sí misma la más indicada para sustituir a Yaya (y aquí el autor está hablando de la no pureza de espíritu que esconden aquellos que creen que saben lo que conviene al resto del mundo todo el tiempo). O Flordeguistante, dispuesto a convertirse en el Rey de los Elfos (sí, la ambición desmesurada se paga y muy cara). O Geoffrey, un chico de buena familia decidido a convertirse en bruja. «No, no quiero ser mago», dice Geoffrey, «quiero ser bruja, porque me consta que hubo una bruja que se hizo mago y deduzco que la cosa funcionará en los dos sentidos, tanto monta, monta tanto».

El de Geoffrey es un personaje que hubiera podido tener su propia saga en un futuro alternativo en el que Pratchett siguiese con nosotros, o, cuando menos, un papel importante en los libros de las Brujas, pero, de todas formas, su historia se cierra bien, como la del resto. Incluido el desbarajuste que provoca el acontecimiento principal de la trama, un pequeño terremoto que los elfos quieren aprovechar para hacerse de una vez por todas con el mundo de los humanos, o algo parecido. Y aquí cobra especial importancia la figura de Beladona que pretende unir el mundo de los elfos con el mundo de los humanos en una gran alianza que acabe de una vez por todas con esa oscura amenaza. Pero las cosas a veces no son tan sencillas. ¿O sí?

Hasta siempre, míster Pratchett

Hasta siempre, míster Pratchett


En cualquier caso, se trata de un título que vuelve una y otra vez sobre la idea de la muerte y la despedida. Aquellos que amamos por encima de todo el humor de Pratchett, en esta ocasión vamos a tener que conformarnos con la sonrisa, una sonrisa triste, pero una sonrisa cómplice, porque pase lo que pase, el autor va a seguir ahí, con nosotros, mientras haya uno de sus libros cerca.

Sinopsis

La corona del pastor

Algo se está despertando en las profundidades de La Caliza. Los búhos y los zorros lo presienten y Tiffany Dolorido lo nota en sus botas. Un viejo enemigo está reuniendo fuerzas. Es tiempo de finales y principios, de viejos y nuevos amigos, de romper los límites y cambiar de manos el poder. Ahora, Tiffany se encuentra entre la luz y las sombras, entre el bien y el mal. Mientras la horda de hadas se prepara para la invasión, Tiffany debe convocar a todas las brujas para que se unan a ella. Para proteger la tierra. Su tierra. Es la hora de la verdad.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “La corona del pastor: El nostálgico adiós de Terry Pratchett”

  1. […] Novel·la número 41 de Mundodisco i última publicada per Terry Pratchett (em queda pendent la 40, A todo vapor), i cinquè llibre de la saga de de Tiffany Dolorido. Malgrat la seva jove edat Tiffany ja es una autèntica bruixa amb totes les de la llei, i contràriament al què expliquen les llegendes les bruixes es dediquen a ajudar a la gent fent servir molt poca màgia però molta dedicació i treball. […]