Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La Era de Huesos, cárceles y espíritus

La era de huesos - Destacada

Bienvenidos a Scion Londres, soñadores.

Lo primero que el lector de género al uso debería saber a la hora de enfrentarse a La Era de Huesos es que es una novela juvenil de fantasía con elementos distópicos, que luego vienen los chascos. Pero vayamos por partes. Su autora, Samantha Shannon —a la que entrevistamos en Fantífica la semana pasada— es una británica de 23 años que acaba de terminar sus estudios y ya se ha puesto a darle a la tecla para convertirse en una escritora de éxito. Shannon ha firmado con Bloomsbury, editorial madre de Harry Potter —por si teníais dudas sobre de dónde venían los blurbs comparando la saga con la del mago de Hogwarts—, una saga de siete libros que comienza con La Era de Huesos y que continuará el próximo mes de octubre (en inglés) con The Mime Order.

Al libro, que nos liamos. La Era de Huesos tiene lugar en Scion Londres en el año 2059. El alcohol está prohibido, la cafeína está prohibida y ser clarividente también lo está. ¿Clarividencia? Pues sí. A finales del siglo XIX se descubrió que las barreras entre el mundo físico y el espiritual eran mucho más débiles de lo que podría parecer y algunos humanos empezaron a desarrollar afinidad con el éter, el reino de los espíritus. Scion Londres es una versión alternativa de la ciudad inglesa en la que la clarividencia está completamente prohibida y sus usuarios son encerrados y apartados de la sociedad para siempre. Los amauróticos —gente sin poderes— continúan su vida con normalidad, pero los clarividentes tienen que esconderse continuamente de las autoridades. Algunos valientes, catalogados como mimetodelincuentes, han creado sindicatos de clarividentes liderados por un mimetocapo, y es a uno de estos sindicatos a los que pertenece la protagonista de la novela.

Samantha Shannon

Samantha Shannon, autora de la novela.


Una protagonista llamada Paige Mahoney, de diecinueve años. Su condición de clarividente la ha obligado a vivir en las calles y a ganarse la vida como camarera en un bar de oxígeno, pero tan solo es una fachada. Paige es una de los Siete Sellos, un grupo de clarividentes liderados por Jaxon Hall, toda una eminencia entre la gente con poderes y artífice de uno de los panfletos más famosos entre los alienados: una extensiva categorización de las Siete Órdenes de la Clarividencia, donde Hall clasifica y da nombre a los clarividentes dependiendo del color de sus auras y de sus habilidades con el éter. Paige es uno de los miembros más importantes del grupo, ya que es una onirámbula, con un tipo de poder muy raro que le permite moverse por los onirosajes —el interior de la mente— ajenos. Pero vivir al límite puede tener sus consecuencias. Paige cae atrapada por las autoridades, lo que la llevará a descubrir qué se esconde detrás de Scion Londres y a conocer a los refaítas y el verdadero significado de las Eras de Huesos.

Espero que estos párrafos de presentación os hayan dejado clara una cosa: La Era de Huesos es un libro original en su concepción. O al menos así me lo ha parecido a mí. La manera que tiene la autora de plantear los elementos fantásticos de la obra y la extensiva clasificación de los tipos de poderes de clarividencia le da muchísima variedad, al menos en principio, al simple hecho de que existan poderes espirituales.  Hay sensores, augures, guardianes, furias, saltadores, médiums y adivinos. Siete tipos de poderes con otras tantas clasificaciones diferenciadas que dan mucho juego a la clarividencia. El problema, claro, es que estamos solo ante la punta del iceberg —recordemos que es el primer libro de siete— y que, por mucha clasificación que se haga, si esto no está bien plasmado en las páginas del libro, de poco sirve el trabajo. Está justificado argumentalmente gracias al panfleto de Jaxon Hall, eso seguro, pero ¿hacían falta realmente tantos tipos de clarividentes? ¿No habría sido mejor centrarse en algunos menos y explorar más detalladamente el resto en futuros libros? La clasificación deja el regustillo agridulce de ser un constructo, no algo orgánico que ha surgido con la historia, pero veremos en qué queda la cosa en las novelas sucesivas.

The Mime Order - Portada

Portada de «The Mime Order», segunda entrega de la saga


Lo que sí está claro es que la autora acuña una grandísima cantidad de términos nuevos que pueden complicar un poco la lectura de aquellos que no estén acostumbrados a leer fantasía. De hecho, hay un glosario en las últimas páginas del libro como referencia rápida para los que se pierdan en la maraña de términos creada por Shannon. Y aquí es donde no podemos sino alabar la labor de traducción de Gemma Rovira. La naturalidad con la que fluye el mundo creado por la autora es sinónimo del gran trabajo que se ha realizado en este aspecto, sin quitar mérito a quien lo tiene, claro. El libro está bien escrito, tiene ritmo y consigue atrapar a los lectores. Se hace rápido de leer, a pesar de sus más de 500 páginas, lo que siempre es un logro. Los misterios que comienzan a tomar forma en La Era de Huesos también son interesantes, hay antagonistas de peso y se cierra un capítulo importante de la trama que deja con ganas de ver qué ocurre a continuación.

Pero también hay peros, y no son pocos. Los personajes secundarios son uno de los grandes lastres del libro, pero no por su presencia precisamente. A La Era de Huesos le falta un buen plantel de personajes que nos dejen respirar un poco de los traumas y la indecisión de su protagonista. Y aunque hay buenos candidatos entre el grupo que presenta Shannon en la novela, no se les da la importancia necesaria para que destaquen. Lo que nos lleva a otro problema: la protagonista. Paige Mahoney es la elegida. Es especial. Todos los acontecimientos del libro ocurren en torno a ella, y solo ella es capaz de resolver el conflicto que alimenta la trama. Y cansa. Cansa leer y ser partícipe de su indecisión y ver cómo, a pesar de aguantar todas las adversidades con las que se encuentra, siempre termina sometiéndose a sus captores. Un poco más de variedad en este aspecto le habría sentado muy bien a la lectura. Y también hay un conflicto amoroso. Uno de esos del tipo «los que se pelean se desean», lleno de topicazos y que se ve venir desde el primer momento, y esto suele tirar mucho para atrás a algunos grupos de aficionados. Puede que los problemas no parezcan demasiados, pero tienen muchísimo peso en los acontecimientos y en la narración y serán clave a la hora de que los lectores valoren la novela.

 
La Era de Huesos es un producto, antes que nada. No está escrito para ser una historia autoconclusiva; la relación entre la protagonista femenina y el masculino está llena de tópicos; la protagonista tiene la posibilidad mesiánica de cambiar la realidad en la que vive; es una elegida, pero de los elegidos llorones que siempre dudan de sí mismos; y hay algunos secundarios interesantes, pero están prácticamente ausentes durante gran parte del libro. Si a pesar de todo ello se logra mantener el interés en la novela, La Era de Huesos se deja leer, está bien escrita y tiene el ritmo suficiente como para que acabemos las 560 páginas que trae. Seguir leyendo o no la saga dependerá del interés de los lectores en los protagonistas y en la historia, que Shannon solamente ha comenzado a esbozar en esta primera entrega. Próxima parada: The Mime Order.

Sinopsis

La Era de Huesos

En el año 2059, un siniestro régimen totalitario domina el planeta y los pocos clarividentes son perseguidos por delincuentes. Lo que no saben las masas es que sus dirigentes se han aliado con una fuerza aún más insidiosa, asentada en una ciudad secreta.

Paige Mahoney, de 19 años, trabaja para una poderosa organización del hampa londinense. Paige es fuerte, rápida y tiene un don excepcional: es capaz de entrar en los pensamientos de los demás. En esta sociedad represiva cualquier acto de espiritismo ya es ilegal. Pero Paige comete alta traición por el simple hecho de respirar.

Inicia sesión y deja un comentario