Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La fuente de las tinieblas, el mejor Cthulhu suburbano

La fuente de las tinieblas - Destacada

Hablamos de la antología inspirada en los Mitos de Cthulhu de H. P. Lovecraft que se ambienta en entornos suburbanos.

Lovecraft podría darse por contento, si levantara la cabeza y viese la cantidad de veces que se recurre a su prosa y a sus más célebres creaciones de los Mitos de Cthulhu. Quién sabe, igual se horrorizaría (como sin duda le sucedería a Tolkien por lo mismo), teniendo en cuenta los pastiches de August Derleth y otros que, como él, quisieron aprovechar el tirón y remodelarlos a su antojo. En cualquier caso, bajo ningún concepto podemos llamar pastiche a toda la plétora de relatos, juegos de mesa y videojuegos que han ido surgiendo en los últimos años como homenaje y rememoración del legado del Maestro de Providence, en especial cuando ha dejado una impronta tan grande en el imaginario popular.

Esas contribuciones vienen de muchos autores, y la última que ha caído en mis manos para ser minuciosamente deglutida es la antología La fuente de las tinieblas. A algunos sin duda les sonará el nombre de Aitor Solar puesto que también ha participado en antologías como Visiones, Delirio o Calabazas en el trastero, además de ganar el premio Domingo Santos de 2013. Solo que ahora ha probado suerte con una antología en solitario que recientemente ha publicado la editora especializada en juegos de mesa y rol Edge Entertainment como parte de su universo lovecraftiano donde se engloban juegos de mesa tales como Arkham Horror, Eldritch Horror (toma reseña) y otros tantos como el imprescindible rol de La llamada de Cthulhu.

Aitor Solar

Todo el que tenga un mínimo de conocimiento sobre el señor de Providence se habrá deslumbrado (o quizá aburrido, dependiendo del caso y con lo que disfrute el lector) con la prosa y ese mayoritariamente tono periodístico que da veracidad al asunto pese a tratarse de ficción. Es un estilo en muchas ocasiones encorsetado pero que sin embargo no impide que despegues lo ojos del papel para enterarte hacia donde conduce tan misterioso acontecimiento. Aitor Solar ha querido contarnos con esta antología su propia versión de los Mitos, no una basada en grandes expediciones como la de En las montañas de la locura, o en el territorio salvaje de El horror de Dunwich, sino una que nos acerque a entornos a los que hoy en día estamos más acostumbrados: véase el mundo suburbano. Y ahí es donde entran en juego nuestros temores, porque convertir cosas tan aparentemente mundanas como una galería de arte (y un excéntrico artista), la visita a un centro comercial, el síndrome de Diógenes que padecen muchas personas mayores, lo que se cuece en el interior de una comunidad de vecinos o un club privado, en algo superior relacionado con los Mitos, es una tarea digna de elogio.

Solar rehúye de los grandes caserones, las expediciones a sitios recónditos y la lucha contra Ancianos a base de plomo y magia (cosas que han terminado por depurarse y es lo que mamamos hoy en día de los Mitos más actuales en diferentes medios) para trasladarlo a un terreno distinto, en apariencia más mundano pero que si indagamos puede ser un excelente caldo de cultivo para todo el misterio que rodea a los Mitos, sobre todo porque en algunos relatos sí termina apareciendo una criatura de otra dimensión que causa estragos. Es mediante los quince relatos de la antología que Solar construye un tapiz de misterios, cosas inexplicables e irracionalidades varias. Al fin y al cabo los Mitos hablan de cosas que escapan a la comprensión humana, que se remontan a los albores de los tiempos, mucho antes de que surgiera el hombre. Y en ese aspecto el propósito de la antología lo cumple de sobras.

Metro sumergido

Podemos afirmar tranquilamente que el autor ha conseguido que nos creamos las diferentes situaciones que se suceden unas tras otras en La fuente de las tinieblas. Solar tiene un estilo propio pero que al mismo tiempo recuerda al de Lovecraft, con cada relato divido en cuatro o cinco episodios consecutivos con su introducción, nudo y desenlace, siempre con una conclusión que sorprende y que en casi todas las ocasiones da un giro sustancial a la narración. Dentro de esa producción de relatos inspirados por los Mitos encontramos de todo, tanto que los lectores no llegarán a aburrirse porque tanto los temas como los escenarios a tratar son muy distintos entre sí, aunque compartan ambientación y un escenario común como es la ciudad de Fontenebra, recurso que le da cohesión y más sustancia al conjunto. Encontramos el horror más básico, lo que en apariencia es maravilla y luego no lo es tanto o humor negro (con lo que a mí me han parecido toques de parodia). No podemos hablar de cada uno de los relatos porque no hay espacio, pero no hay dos piezas iguales.

Como punto negativo, podría decirse que pese a que Solar ha invertido esfuerzo y ganas en dar agilidad a los relatos, los que ya hayan catado a Lovecraft y no les convenza su estilo quizá hallen en La fuente de las tinieblas tal similitud que la nula presencia de diálogos en ocasiones se les hará cuesta arriba, aunque hay una diferencia plausible. Pero esto es lo que hay, se trata de una obra inspirada en los Mitos de Cthulhu pero con personalidad propia, más acorde a los tiempos que vivimos donde los auténticos horrores se encuentran a la vuelta de la esquina, camuflados (o a veces sin ningún tipo de glamour) en nuestra propia sociedad dispuestos a saltar a la mínima y pillarte desprevenido.

Cthulhu

Para tratarse de unos de los primeros libros en tapa dura de Edge Entertainment, la edición está muy conseguida, con buen papel y encuadernación. Se les ha escapado alguna que otra errata en el texto, pero nada grave que impida la lectura y tampoco llegan en masa hasta nuestros ojos, sino más bien de forma dispersa. Se agradece, por otra parte, que al final del libro el autor incluya algunas páginas dedicadas a explicar y anotar algunos de los relatos.

Ya sabéis, si queréis adentraros en una visión distinta de los Mitos de Cthulhu, tenéis en La fuente de las tinieblas una buena opción a tener en cuenta. Tiene variedad y calidad, lo que hace de la antología una buena candidata para esas tardes o momentos en que nos apetezca un buen relato.

Sinopsis

La fuente de las tinieblas

El terror de los Mitos de Cthulhu parece muy lejano cuando se contempla desde la monótona existencia de las modernas ciudades satélite, sin personalidad ni historia. Aquellas leyendas rememoran aldeas aisladas, antiguas ruinas, bosques vírgenes nunca hollados por el hombre… Pero tal vez en esas mismas ciudades dormitorio, bajo la vacuidad de la vida cotidiana, subyazcan latentes inmemoriales horrores para los que la era actual no es más que un parpadeo. En urbanizaciones endogámicas, en centros comerciales deshumanizados, en los retazos de naturaleza que aún perviven y recuerdan las antiguas tradiciones, quizá descubras que a pesar de la masificación urbana y la tecnología moderna, puedes estar tan aislado e indefenso como hace mil años. Pero será demasiado tarde. La Fuente de las Tinieblas reúne quince relatos de los Mitos de Cthulhu emplazados en entornos suburbanos modernos, en una población indefinida que podría estar junto a cualquier gran ciudad, que podría quedar muy cerca de tu casa. Aquí no hay héroes, ni caserones encantados ni bibliotecas mohosas, sólo el terror del cemento y el asfalto. Y el otro.

Inicia sesión y deja un comentario