Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La habitación de Nona, merecidísimos premios

La habitación de Nona - Destacada

Reseñamos el flamante ganador del P. Nacional de la Crítica y del P. Nacional de Narrativa. Y no es para menos.

Hacía veintiún años que una mujer no ganaba el Premio Nacional de Narrativa (dotado con 20.000 euros). Probablemente esto se deba a que no hay suficientes mujeres escritoras. (Ja.) En cualquier caso, nos congratulamos de que hace unos días Cristina Fernández Cubas lo ganara por la antología de relatos La habitación de Nona, publicada por la editorial Tusquets.

El fallo del jurado destacó que «mezcla con maestría lo cotidiano y lo fantástico, alcanzando la esencia y la vitalidad propias de lo mejor de este género literario». No sabemos si por «género literario» se referían al relato breve o a lo fantástico, pero para qué meternos en berenjenales si en el fondo nos da igual: ¿qué mejor excusa que la entrega de este premio para reseñar un magnífico libro y hacer que se os retuerzan las tripas por las ganas de leerlo?

Celsius 2016 - Charla Cristina Fernández Cubas
La habitación de Nona es un libro de relatos y Cristina Fernández Cubas entendió el premio como «un reconocimiento a todos los cuentistas». Y eso también nos alegra porque ya va siendo hora de que las editoriales comprendan que las obras de relatos cortos no valen menos que las novelas. Incluso al revés: un buen cuento es más difícil de escribir que una novela, porque en menos espacio debes construir personajes, ambientes y hacerlos bailar con un «preciso mecanismo de relojería» , en palabras de Fernández Cubas. Un buen cuento, como un producto concentrado, te alimenta el doble, o el triple o el cuádruple.

Y los seis cuentos de La habitación de Nona son tremendamente alimenticios, todos.

Todos los cuentos - Cristina Fernández Cubas - Portada

Aquí la recopilación de cuentos de la autora.


El primer relato es el que da título al libro: La habitación de Nona es una historia de hermanas, de envidias, secretos, misterios y terrores cotidianos. Es el miedo al Otro, a lo desconocido que, sin embargo, es al mismo tiempo muy cercano a nosotros mismos. El giro final nos sorprende y aterra a nosotros, los lectores avezados, que a lo largo de las páginas estábamos intentando averiguar por dónde nos iba a salir Fernández Cubas. Y cuando por fin la autora se sale del camino y nos hace girar por un sendero oscuro que ni habíamos entrevisto, nos deja boquiabiertos, horrorizados y, por supuesto, que para eso somos frikis, encantados. Y todo ello, como en todos los demás relatos, con un lenguaje llano, sencillo: con ese mecanismo perfecto y disfrazado de cotidianidad que acompaña al misterio y a lo fantástico para vestirlo de verosimilitud.

Hablar con viejas es, por cierto, un título fabuloso para una historia que me recuerda a los timadores profesionales. Esos que solo timan a los que se quieren aprovechar de otros. La sorpresa final quizás no es tan sorprendente, pero el retrato social de la joven protagonista escasa de fondos, de la anciana (la vieja) y de su casa repleta de cajitas, recuerdos y pasillos suplen con creces esa sorpresa.

Interno con figura nos adentra en la metaliteratura, en personajes dentro de cuadros que miran cuadros, en escritores dentro de relatos, y en relatos dentro de La habitación de Nona… Y, por supuesto, en niñas. Niñas inocentes que quizás no son amadas por sus padres y que quizás no sean tan inocentes.

Interno con figura - Adriano Cecioni

El cuadro de «Interno con figura» existe, por supuesto.


El final de Barbro es en mi opinión el relato más flojo del libro. De nuevo nos encontramos a dos hermanas, esta vez sumergidas en sus pequeñas y grandes mezquindades familiares. Algo que a todos nos parece cercano y probable. Y, de nuevo también, retratado con pinceladas tremendamente realistas.

En La nueva vida una viuda consigue lo que muchos hemos soñado: viajar en el tiempo y volver a vivir un momento del pasado, pero degustándolo desde la madurez del presente. Sabiendo de lo efímero de un instante y paladeándolo con nostalgia, felicidad y tristeza, todo en uno. Además, nos muestra una época y un Madrid con una maestría que nos parece haberlo vivido al igual que la protagonista. Y, qué queréis que os diga, si encima conoces Madrid como yo lo conozco, aún es más y más disfrutable.

Cristina Fernández Cubas - Librería de la Plata
Días entre los Wasi-Wano constituye una gran elección para cerrar la antología. ¿Qué es real y qué es ficción? ¿Qué es fantástico? Un relato que habría hecho las delicias del viejo Todorov en su clásica y denostada definición. Este relato se convierte en un gran retrato de la cotidianidad en el campo, de unos hermanos (de nuevo unos hermanos) y de su último verano con sus tíos, los hippies, en un pueblo aislado de la España rural.

A estas alturas, seguro que Cristina Fernández Cubas ya se ha hecho a la idea de la realidad del premio, y seguro que sigue creyendo «en lo que ve y en lo que no ve». Y nosotros, los lectores, después de leer La habitación de Nona, también.

Sinopsis

La habitación de Nona

Una niña que tiene una hermana especial... ¿o tal vez no? Una escritora que ve cómo una niña crea una historia a partir de un cuadro... ¿o no es una historia? Una viuda que consigue volver al pasado... ¿o tal vez no lo ha hecho? La habitación de Nona consta de seis relatos que se sitúan en el umbral entre la realidad y la fantasía.

Inicia sesión y deja un comentario