Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La sombra fuera del tiempo, de H. P. Lovecraft

la_sombra_fuera_del_tiempo_destacada

Una edición cuidada de un clásico del terror primigenio.

(Banda sonora recomendada: Shadow Out of Time, de Rage.)

 
En septiembre del año pasado —sí, esta reseña lleva mucho retraso— Fábulas de Albión reeditó The Shadow Out of Time, la obra de Lovecraft que posiblemente haya recibido más títulos distintos en español y una de las últimas que llegó a escribir en solitario. En ella trata su característico horror cósmico desde el punto de vista de un narrador en primera persona, el profesor Peaslee, que relata un episodio de su vida en el que o bien sufrió un largo brote de demencia o bien estuvo poseído por… exacto, por una sombra surgida del tiempo que se inyectó en su mente.

Veintidós años después del principio de su calvario, Peaslee escribe sus vivencias en el barco que lo lleva de vuelta a casa, para poder entregar a su hijo (también profesor universitario en Miskatonic) un registro de lo sucedido, que nosotros vamos a leer a modo de found footage literario. Lovecraft, adelantado a su tiempoTM. Peaslee sufrió durante varios años lo que los médicos consideraban una extraña forma de amnesia pero que el propio paciente, al emerger de ella, empieza a tratar como algo nuevo por completo. Obsesionado por hallar la raíz de sus raros sueños y recuerdos subconscientes, Peaslee descubre que no está solo en su dolencia: encuentra casos similares al suyo documentados a lo largo y ancho del mundo, por lo que tal vez la inconcebible alternativa —es decir, que puede haber estado poseído de verdad por una entidad del pasado remoto de la Tierra— no sea tan descabellada.

Astounding Stories, junio de 1936

Publicación original de La sombra fuera del tiempo


Porque aunque Lovecraft, en boca de Peaslee, insiste en quitar hierro al asunto deslegitimándose como narrador, nos hallamos ante una novela corta de terror cósmico, una descripción de lo insignificante y mediamierda que es la humanidad ante lo inconmensurable del universo, una pesadilla durante la que el autor-protagonista se pierde sin remedio de sí mismo y tras la que, si vive, es solo para poder contar una historia que lo supera del todo y dejar una advertencia como legado. Lovecraft escribió esta novela corta desganado —ni siquiera quiso mecanografiarla por sí mismo—, pero su trama absorbente, sus revelaciones cósmicas y la constante sensación de inquietud que nos acompaña en sus páginas explican que La sombra fuera del tiempo sea una de sus obras mejor consideradas. Con toda la razón del mundo.

Sin embargo, la versión original no suele recomendarse como introducción a Lovecraft. El motivo es la combinación de su longitud y la prosa arcaica de que hacía gala el escritor. Pero este segundo problema, sin el cual el primero es intrascendente (cien páginas no son nada), desaparece en la traducción de Jon Bilbao, que no es que suene innecesariamente moderna pero sí deja que la historia fluya libre de baches superfluos. Fábulas de Albión ha sacado algo a medio camino entre una edición normal y una anotada, con bastantes notas al pie en las que Jon Bilbao aclara la relación de esta obra con otras de Lovecraft y sus coetáneos, a las que se suman una introducción en tres partes de Javier Calvo y un prólogo del traductor que añaden al libro la quinta parte de la longitud del relato en sí. Aunque ambas son interesantes, están repletas de spoilers, más o menos sesudos pero spoilers al fin y al cabo: dejadlas para el final si aún no habéis leído nada de Lovecraft y queréis usar La sombra fuera del tiempo como toma de contacto. Contacto que, sin duda, recomiendo tomar a la voz de ya.

Sinopsis

La sombra fuera del tiempo

Nathaniel Wingate Peaslee lleva una vida tranquila como profesor de economía política en la Universidad de Miskatonic, Arkham, hasta que un día sufre un extraño colapso en mitad de una lección magistral... Su vida da un giro de 360 grados, todo se transforma: sus intereses, su personalidad, e incluso su apariencia externa. Abrumado por visiones que no comprende, Peaslee recorre el mundo en su esfuerzo por desentrañar un horror primigenio que le abruma, aunque no entienda el por qué, perdiendo a su familia, sus amigos y su trabajo. Al cabo de cinco años «despierta» sin recordar nada. El viaje vuelve a iniciarse, esta vez para comprender quién o qué ha sido...

Inicia sesión y deja un comentario