Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Las puertas del infinito, un viaje por la aperimancia

Las puertas del infinito - Reseña - Destacada

La novela de Conde y Cotrina destacada por su originalidad y lo atrevido de sus ideas.

El pasado 18 de febrero se puso a la venta Las puertas del infinito, escrita a cuatro manos por José Antonio Cotrina y Víctor Conde. Ya hablamos un poco con los autores sobre la trama de la novela, su público objetivo, géneros y el proceso de creación en una entrevista que nos concedieron con motivo del lanzamiento del libro, pero ahora toca ahondar un poco más en el mundo de Riddly y Rebeca para ver qué vamos a encontrar detrás de las puertas de la Mansión del Infinito y de la devastada ciudad de Amalgama. ¿Atravesáis el umbral con nosotros?

La historia se repite y siempre se repetirá

 
Las puertas del infinito tiene dos protagonistas y dos escenarios muy diferenciados. Por una parte tenemos a Riddly, un joven aperimante que vive en Londres y se dedica a estudiar junto a su padre adoptivo, Logan de Knoxville, los secretos de esa disciplina mágica, y por otro a Rebeca, otra aperimante que vive en Colapso y se dedica a recolectar a lo largo de varios mundos unos objetos mágicos que le va pidiendo la misteriosa figura del Cerrajero. El Colapso de Rebeca es un mundo destrozado que ha sufrido la invasión de unas terribles criaturas metadimensionales y conquistadoras llamadas ikari, mientras que el Londres de Riddly está a punto de verse sumido en un caos terrible debido a las consecuencias de la práctica de la aperimancia. Así empieza Las puertas del infinito, con dos personajes y dos mundos muy diferenciados que están destinados a encontrarse.

Se agradece y se nota mucho el esfuerzo que han realizado los autores para que la prosa del libro vaya un poco más allá de lo que se suele encontrar hoy en día en librerías. Las puertas del infinito tiene un lenguaje cargado que, aunque puede sonar un poco fuera de lugar al principio, casa muy bien con la ambientación de la historia de Riddly, una historia que comienza con el nacimiento de nuestro protagonista, esta vez en un entorno cercano pero fantástico al mismo tiempo.

Celsius 2015 - Ricard Ibáñez y Víctor Conde

Víctor Conde (derecha) con Ricard Ibáñez, en una charla del último Festival Celsius.


Quizá esta Londres llena de puertas y la Mansión Infinita en la que empiezan los acontecimientos sea uno de los escenarios más interesantes de la novela, a pesar de que Amalgama y Colapso a priori parece que deberían llamar mucho más la atención. La dimensión alternativa creada por Conde y Cotrina, así como alguna que otra de las Tierras Alternas que visita Rebeca, no llegan a tener la profundidad necesaria y se quedan en poco más que en decorados para las maquinaciones del Cerrajero y las idas y venidas de la aperimante. Por otra parte, el Londres invadido por los ikari, la Mansión Infinita, los viajes de Logan a través de sus puertas y los esfuerzos de Riddly por descubrir qué hay detrás de algunas de ellas se prestarán mucho más a que nos interesemos por la historia.

También creo que habría que destacar el hecho de que los autores no se hayan cortado con algunas escenas y descripciones. A pesar de que pueda parecer un libro dirigido a un público juvenil, Las puertas del infinito contiene escenas y situaciones muy truculentas que no escatiman en detalles. Además, y este quizá sea uno de los puntos más cuestionables del libro, el sistema de magia no se anda con chiquitas. La aperimancia y su lógica ajedrecística, las Puertas, la circularidad de la magia y la Madre Máquina pondrán en apuros a todos aquellos que no se enfrenten a la lectura con disposición y la mente abierta. Tampoco ayuda que la caracterización de personajes Las puertas del infinito flaquee un poco. No es que no haya personajes interesantes en la novela, el problema es que los que lo son, son secundarios. El Cerrajero, Logan y el Buitre, que vienen a ser los personajes más adultos, se convierten en los más llamativos de la narración, mientras que Riddly y Rebeca son poco más que meras marionetas que van recorriendo los pasos de Logan (en el caso de Riddly) y el Cerrajero (en el de Rebeca).

Las puertas del infinito Vista
Quizá a Las puertas del infinito se le note demasiado que está estructurado para ser escrito por dos personas. No en el estilo, eso sí: Conde y Cotrina han conseguido que no se distinga demasiado quién ha escrito qué, pero la estructura de la novela sí que sufre por ello. Riddly y Rebeca se pasan la mayor parte del libro separados para encontrarse a mitad, volver a separarse y volver a acabar juntos, y esto, además de no sentar bien del todo a la historia, nos lleva a otro problema: que quizá la trama sea demasiado simplona. A pesar de que el sistema de magia pueda resultar complicado (por lo poco concreto de su planteamiento), los acontecimientos que tienen lugar en el libro no lo son para nada. Eso sí, en las últimas 100 páginas se da un buen volantazo que coloca todas las piezas en su lugar y justifica gran parte de lo que ha venido siendo la novela hasta el momento.

¿Llegar hasta ese punto de la historia es lo único que justifica su lectura? Yo creo que no y que tiene ideas muy originales e interesantes que hacen que merezca la pena, aunque bien es cierto que quizá sean o estén expresadas de una manera algo confusa.

Las puertas del infinito
Después de terminar la lectura de Las puertas del infinito y dejar reposar un poco la novela me da la impresión de que los autores han metido demasiadas ideas, mundos y magia en una historia que se queda escasa para cuadrar en un libro autoconclusivo de poco más de 400 páginas. Pero aun así, me gusta mucho el trabajo que han llevado a cabo y creo que se trata de una novela arriesgada (quizá demasiado) y necesaria dentro del panorama de la literatura fantástica española actual. A título personal, prefiero mil veces leer una historia como la que plantean Conde y Cotrina al enésimo viaje del héroe o una fantasía de 1.000 páginas con ínfulas históricas de esas que me causan verdadero sopor.

Dicho esto, ¿os atrevéis a cruzar Las puertas del infinito?

Sinopsis

Las puertas del infinito

La aperimancia, la capacidad de abrir portales dimensionales, está al alcance de muy pocos. El poder de estos elegidos, complejo y peligroso, permite conectar universos antes apenas soñados, pero también puede tener consecuencias catastróficas e imprevisibles.

Riddly, aprendiz de aperimante, intenta descifrar los misterios de la Mansión Infinita y salvar un Londres devastado por los guerreros ikari, que amenazan con destruirlo todo a lomos de sus dragones. Mientras, en Colapso, un mundo enloquecido en el que confluyen mil realidades distintas, Rebeca ha pasado de esclava a discípula de un misterioso amo que la envía a misiones cada vez más suicidas con el fin de construir una llave secreta.

Rebeca y Riddly aún no se conocen, pero sus destinos y el de nuestro mundo dependerán de su capacidad para aliarse. Porque, al fin y al cabo, toda puerta que se abre, en algún momento debe volver a cerrarse.

Inicia sesión y deja un comentario