Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Los dragones del castillo Ruinoso, aprendiendo a ser Pratchett

Los dragones del castillo ruinoso - Destacado

Llega la antología de relatos del Hombre del Sombrero dirigida a los más jóvenes.

Por fin puede leerse en castellano la antología de relatos del Terry Pratchett más primerizo, aquel al que mandaban a cubrir eventos de pueblo para el periódico inglés Bucks Free Press y que nos brindó unos cuentos muy divertidos y que daban pistas sobre el Pratchett que leeríamos en el futuro. Pero cuidado, mortal, porque si te acercas a esta antología creyendo que a vas a encontrar relatos del Mundodisco, vas a llevarte una sorpresa: lo que tienes en las manos es una selección de sus primeros cuentos, y aunque fueron los que moldearon su carácter y empezaron a definirle como autor promesa, son en esencia historias cortas para niños que los adultos también podrán disfrutar, independientemente de que sean o no fans del Hombre del Sombrero.

El mago F. R. Yotranki atrapado en un frasco, Edwo el pelmazo y el oso Taluego.

El mago F. R. Yotranki atrapado en un frasco, Edwo el pelmazo y el oso Taluego.


Se trata de una colección de catorce cuentos, unos más largos que otros, que van directos hacia lo que plantean sin andarse con argumentos retorcidos ni complicaciones varias. Es tan diversa la selección que entre este amasijo de relatos (que Pratchett empezó a publicar en la década de los sesenta) puede leerse sobre un caballero no muy avezado que parte por orden del rey Arturo a cargarse un dragón, sobre una tortuga que siente curiosidad por lo que hay más allá del jardín, sobre una carrera de coches para determinar si el de vapor o el de gasolina es el mejor, sobre gente pequeña, minúscula de veras, que vive en la Alfombra (ideas que, por cierto, dieron pie a la novela The Carpet People), sobre la expedición en busca de un hombre de las nieves, sobre un autobús normal y corriente que puede viajar en el tiempo y también sobre un cavernícola inventor, por mencionar solo unas pocas historias.

Como veis, temas variados que llamarán sobre todo la atención de los más pequeños por lo divertido de sus propuestas. Si estáis al tanto de la bibliografía de Pratchett, ¿no os resultan familiares algunas de las temáticas? Casi todas tienen elementos fantásticos y cierto punto de ironía muy bien recibida, y varias transcurren en un escenario ficticio común, el condado de Gritshire. No es que sea relevante para el argumento de los cuentos, pero divierte ir viendo las muchas y extrañas cosas que ocurren allí.

Hércules la tortuga da su merecido a una malvada culebra.

Hércules la tortuga da su merecido a una malvada culebra.


Por supuesto, no puede hablarse de una antología como esta sin mencionar la edición en sí, ya que Montena ha respetado el contenido original —todavía esperamos que PRH saque la edición ilustrada de Fausto Eric, ejem, ejem— y después de la cucada de libro que entra por los ojos (tapa dura, formato más bien pequeño, color azul en la portada con un dragón bañándose), las páginas están adornadas con fuentes de distintos tamaños que resaltan exclamaciones o hechos relevantes del cuento en cuestión. Además, el libro tiene una generosa ración de ilustraciones de Mark Beech, desenfadadas todas ellas y que encajan perfectamente con el tono de los cuentos y la loca imaginación de Pratchett en sus años mozos.

Entrad sin miedo en la antología, porque es un ejercicio muy sano comprobar lo mucho que ha evolucionado la prosa de Pratchett. Al fin y al cabo, cuando escribió estos cuentos aún quedaban más de diez años para El color de la magia y Pratchett aún no era el Pratchett más popular, sino el que empezó a publicar cuentos en un periódico para ganarse el pan y de paso practicar su arte a base de leer y escribir mucho. Para muchos de nosotros es además un ejercicio de nostalgia. Podéis comprobarlo aquí mismo leyendo La Gran Mota, uno de los relatos que vienen en la antología y que la editorial nos dejó como avance hace unos días.

Dragones del castillo Ruinoso - Barco de suelo

Habitantes de la Alfombra viajando en su barco de suelo.


Mi relato favorito de Los dragones del castillo Ruinoso es sin duda el de los habitantes de la Alfrombra, porque solo con imaginar que son gentecilla viviendo a nivel de suelo y que todo lo que ven son los pelos del felpudo como si fuera un bosque, las patas de las mesas, las migas del pan o las monedas que se caen, es para partirse. Y qué demonios, me recuerda muchísimo a la «Trilogía de los gnomos» y eso siempre es bueno.

Sinopsis

Los dragones del castillo Ruinoso

Los dragones han invadido el castillo Ruinoso cuando todos los caballeros de Arturo están de vacaciones o visitando a sus abuelas... ¡Es un desastre!

Por suerte, queda una armadura extra y hay un chico llamado Ralph que está dispuesto a ponérsela. Hará todo lo que pueda para apagarles los humos a los dragones, pero... se va a encontrar con una pequeña sorpresilla.

Esta inédita colección de catorce cuentos increíbles contiene un elenco memorable de disparatados personajes: magos ineptos, héroes sensibles, tortugas excepcionalmente aventureras... Los dragones del castillo Ruinoso es un recopilatorio ideal para introducir a los lectores jóvenes en el universo de Terry Pratchett y para que sus lectores más mayorcitos saboreen la magia de las ideas de este queridísimo autor.

Inicia sesión y deja un comentario