Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

NOS4A2, Joe Hill tras los pasos del rey

NOS4A2 - Destacada

Una historia muy recomendable del nuevo campeón del terror estadounidense.

Amantes de todo lo que hizo el primer Stephen King, de Carrie a Misery pasando por La Tienda, Tommyknockers, El misterio de Salem’s Lot, Apocalipsis y alguna que otra novela firmada como Richard Bachman, dad la bienvenida a su más digno sucesor. Sí, mal que le pese (sobre todo porque insiste en que a quien más debe es a su madre, que le enseñó a construir personajes), se trata de su hijo, Joe Hill (King). Diréis: «Bah, ¿en serio? No será para tanto». Y yo contestaré: «En serio. De veras es para tanto». Porque, leído todo lo que ha publicado hasta la fecha el primogénito del autor de Christine, la verdad es que esto último —que en mi humilde opinión habría ganado enteros de haberse titulado Christmasland y no NOS4A2supera con creces a las últimas producciones de Papá King y coloca a Joe en el podio del mejor terror yanqui contemporáneo. Ahora veréis por qué.

NOS-4R2 - Portada
En primer lugar está Christmasland, o Navidadlandia, el lugar en el que siempre es la mañana de Navidad y en el que todos los niños (y los adultos que nunca pudieron ser niños) son felices y jamás tienen que preocuparse por nada que no sea desenvolver regalos. Una especie de País de Nunca Jamás, una Tierra Prometida (infantil) que, en realidad, obviamente no existe, y que recuerda vagamente a aquello que prometía cualquiera de los objetos que podían comprarse en La Tienda de Leland Gaunt, un Algo-Mejor que nunca va a sucedernos.

Y en realidad Christmasland es la coartada que permite a Charlie Talent Manx, el tipo siniestro de turno y una especie de vampiro adicto a la carretera, secuestrar a niños y hacerlos desaparecer. ¿Coartada? ¿Es que les promete llevarlos a ese lugar maravilloso? A ellos no. Lo que hace es convencer a uno de esos tipos que no tuvo infancia, a un asesino en potencia, para que le eche una mano, para que sea su escudero, a cambio de no tener que volver a despertarse en su ciudad, a cambio de poder hacerlo cada día en ese lugar llamado Christmasland.

NOS4A2 Subterranean Press - Portada

La edición especial de Subterranean Press, con ilustraciones de Gabriel Rodriguez.


Y nuestro vampiro adicto a la carretera tiene un coche fantástico, literalmente un Rolls Royce con vida propia. Sí, el guiño a Christine es evidente, aunque Hill prefiere hablar de David Hasselhoff y su Coche Fantástico. En cualquier caso, se trata de un KITT francamente macabro.

El mal rollo que da el propio Manx, un tipo de dientes negros y puntiagudos que en apariencia tiene 200 años, y la matrícula del coche del cual toma su título la novela, son dos de los principales atractivos de historia de Joe Hill. El primero, porque aun siendo como es un personaje arquetípico, una suerte de demonio (o Nosferatu) capaz de pisar el acelerador de un espectro (su Rolls Royce negro), está completamente vivo, por la misma razón por la que está vivo Sherlock Holmes: gracias a su Doctor Watson, que en el caso de NOS4A2 es un tipo llamado Bing, un loser del tamaño de un transatlántico con menos empatía que Freddy Krueger. Tipo al que somete a una serie de pruebas y a quien le gusta matar con una sustancia capaz de hacerte explotar el cerebro, mientras te sujeta la mano (o cualquier otra cosa) manteniéndose a salvo del aire contaminado gracias a su máscara antigás. Máscara antigás con historia, por cierto. Una historia que la hace aún más siniestra de lo que ya de por sí es.

NOS4A2 - Seasons Greetings

Detalle de uno de los carteles promocionales del libro.


Así que en primer lugar está el escenario y luego los personajes, porque al personaje del malo (o mejor, los malos) hay que sumar el de la heroína, Vic, Victoria McQueen, una niña capaz de encontrar cosas y de recorrer estados limitándose a cruzar un puente que no existe, que crea ella misma con la mente. Vic no tarda en convertirse en una mujer atormentada (por el puente y por lo que vio una de las veces que lo cruzó: al mismísimo Manx), madre de un niño que sabe arreglar motos, una protagonista que no tiene nada que envidiar a cualquier héroe creado por Papá King: es un personaje con aristas y, por ello, redondo, compacto, perfecto.

¿Y qué hay de la trama? La trama, en apariencia, no promete gran cosa. Un demonio que se dedica a ir en busca de niños para supuestamente chuparles la sangre, chuparles la vida, y tiene que vérselas con la única niña, convertida en mujer, que supo plantarle cara: el Bien contra el Mal, David contra Goliat, todo eso. Pero la manera en que se desarrolla la convierte en algo distinto, en algo adictivo y disfrutable. Tan disfrutable como algunas de las buenas historias de Papá King. No de las mejores, pero sí de la buenas (digamos que al nivel de Un saco de huesos).

Joe Hill - Triumph

Joe Hill en su Triumph (foto: Chicago Tribune).


Se agradece la falta de dramatismo, el sentido del humor, los detalles (hay cientos de miles de detalles, algo que le acerca, y mucho, a lo que fue su padre en otra época) y sobre todo los guiños. Porque las alucinaciones de Vic podrían ser las de Jack Torrance (al fin y al cabo, es una madre alcohólica); porque la Raleigh, la bici que permite a Vic pasar al otro lado del puente, parece sacada de It; porque, hum… bueno, porque no pienso desvelar un solo guiño más, pero los fans de Papá King los pillarán todos al vuelo. Y se agradece también la estructura. Esos capítulos que acaban sin un punto, que acaban en realidad en el título del siguiente y que hacen de la lectura, por momentos, un pequeño (y sencillo) laberinto. Además, la cosa gana enteros en la persecución de Vic, cuando Vic entra en la guarida del monstruo y trata de escapar de ella y el lector va abriendo puertas a la vez que arranca cada uno de los capítulos.

Está claro, en cualquier caso, que NOS4A2, pese a su horrible título, da mil vueltas a la pretendida segunda parte de El resplandor, pero las comparaciones son odiosas y será mejor que nos quedemos con el hecho de que sin duda augura un más que prometedor futuro al hijo mediano del Rey del Terror, cuya ficción escrita hasta la fecha (a excepción de la muy recomendable antología de relatos Fantasmas) había dejado algo que desear.

Bien por el pequeño King. Empieza a ser un grande.

 

Sinopsis

NOS4A2

Victoria McQueen tiene un don especial para encontrar cosas: una pulsera extraviada, una fotografía perdida, las respuestas a preguntas incontestables: con su bicicleta puede atravesar un mágico puente que, en cuestión de momentos, la lleva adonde necesita ir, ya sea al otro lado de Massachusetts o al otro lado del país.

Charles Talent Manx también tiene su propio don: sabe manejar a los niños. Los lleva a dar un paseo en su Rolls-Royce de 1938 con la matrícula NOS4A2 (Nosferatu). Con su viejo coche puede salir sin problemas del mundo cotidiano hacia las carreteras ocultas que los transportarán al asombroso -y terrorífico- paraíso de la diversión que él llama "Christmasland".

Y entonces llaga el día en que Vic sale en busca de problemas... y encuentra a Manx.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “NOS4A2, Joe Hill tras los pasos del rey”

  1. […] Fantifica: NOS4A2, Joe Hill: tras los pasos del Rey, de Laura Fernández. […]