Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Terra Nova 3, con el futuro por delante

Terra Nova 3 - Destacada

Reseñamos el que se perfila como el volumen más regular de la colección «Terra Nova».

Hace algunos años ya, quién lo diría, Sportula, Mariano Villarreal y Luis Pestarini consiguieron algo que, aunque ahora no parezca una proeza, en su momento rompió esquemas y fue toda una declaración de intenciones de lo que estaría por llegar. Pidieron el apoyo de los aficionados para preparar su proyecto y, gracias a quienes aportamos nuestro granito de arena y sobre todo al buen hacer de la editorial y los antólogos, el primer volumen de la antología Terra Nova vio la luz. Parecía una locura: una antología de relatos cortos de ciencia ficción de varios autores no demasiado conocidos en España y de otro buen puñado de autores españoles y de Latinoamérica, reunidos en un único volumen. Pero la idea cuajó.

Mariano Villarreal en la presentación de la antología en Bilbao.

Mariano Villarreal en la presentación de la antología en Bilbao.


El proyecto llegó a buen puerto y llamó la atención de las editoras del sello Fantascy. Así comenzó a gestarse Terra Nova vol. 2, que (repitiendo la jugada y con relatos igual o hasta más arriesgados que los del primer volumen) se colocó en las librerías de toda España, al ser publicado por un gran grupo editorial. Ya se iba haciendo complicado repetir aquello de que «las antologías no funcionan en España», y para colmo llegó Mañana todavía, una colección de relatos distópicos reunida por Ricard Ruiz que logró colocar una segunda edición. Pero hay opciones para todos los gustos: también tenemos steampunk con los dos volúmenes de Retrofuturismos publicados por Ediciones Nevsky, una década de relatos cortos ganadores de los Premios Ignotus que ha sacado recientemente Sportula, tenemos a Fata Libelli publicando relatos y novelas cortas de autores que hace algunos años era impensable leer en castellano… En definitiva, cada vez cuesta más creerse eso de que las antologías no funcionan.

En este panorama, el pasado mes de noviembre llegaba el tercer volumen de Terra Nova, de nuevo publicado por Fantascy y esta vez sin la participación de Luis Pestarini, que había colaborado como antólogo en los dos volúmenes anteriores. Mariano Villarreal publicó aquí mismo abundante material sobre la antología (¡mil gracias!) y ahora nos toca a nosotros comentaros qué nos ha parecido.

Lo primero que se puede decir de Terra Nova 3 es que es un volumen mucho más regular que los anteriores. La calidad general de los relatos es alta, aunque hay uno en especial que me ha gustado más que el resto y dos que, sinceramente, no habría pasado nada si no estuvieran en la antología. (Los enlaces de los títulos de los relatos llevan a su presentación por parte de Mariano Villareal.)

santander_01

Miguel Santander.


Empecemos por lo bueno. La epopeya de los amantes de Miguel Santander es la mejor obra de esta tercera antología. Ganadora del certamen de relatos de la Universidad Politécnica de Cataluña en 2012, narra en dos partes bien diferenciadas la historia de una epopeya sumeria más antigua que la de Gilgamesh. La segunda parte cambia completamente de registro y, protagonizada por Nikola Tesla, entreteje una historia de amor imposible con viajes en el tiempo que parece salida de la pluma del mejor Félix J. Palma. No me podría imaginar una manera mejor de cerrar un volumen como Terra Nova 3. Estáis tardando en echarle un vistazo.

Otro de los cuentos más destacables del libro procede del panorama internacional. Paolo Bacigalupi, que ha tenido un éxito sin precedentes en España a pesar de cultivar una ciencia ficción muy personal, nos deleita en esta ocasión con uno de sus pocos cuentos que quedaban inéditos en castellano. El jugador nos cuenta las peripecias de un periodista tailandés que, en un futuro cercano, trabaja en EE.UU. y se dedica a publicar interesantes artículos de ciencia que no lee nadie. Es un relato ácido que critica duramente a los medios de comunicación que sirven a diario información basura con la que lucrarse a base de las visitas de miles de lectores interesados en las modas. Toca muy de cerca si alguna vez has estado en una situación similar, y además el estilo tan particular de Bacigalupi le da un punto de interés adicional, al estar contado desde la perspectiva de un inmigrante tailandés.

Algo parecido ocurre con Mono no Aware de Ken Liu. Como autor imprescindible de la antología, Liu nos deleita esta vez con un viaje de la humanidad en una nave generacional en busca de un nuevo lugar para reiniciar la civilización. Mono no Aware tiene todos los elementos del Liu más sentimental: es una historia de nostalgia, orgullo por las raíces y esperanza. Todos los que disfrutamos de El zoo de papel en el primer volumen de Terra Nova tenemos aquí otra de esas historias que constatan que la ciencia ficción es un medio no solo válido, sino inmejorable para contar historias que llegan al corazón y hacen reflexionar.

Ken Liu

Ken Liu.


Volviendo a los autores patrios, la antología incluye dos buenos relatos escritos por Ricardo Montesinos y Jorge Baradit. Montesinos está presente en este volumen con Prolang, una historia realmente escalofriante que reflexiona sobre el uso y abuso de la lengua. Nos cuenta la historia de una pareja que aprende un idioma artificial desarrollado por un profesor de su universidad, que les permite comprender el mundo de una manera inaudita y ser mucho más inteligentes, con todas las consecuencias que ello conlleva. Se nota el buen hacer de Montesinos y queda patente su experiencia en las distancias cortas al contarnos una historia redonda y reflexiva en las menos de veinte páginas que tiene el relato. Y Baradit nos presenta Policía del karma, que nos lleva hasta un futuro en el que la huella de nuestros actos trasciende nuestra propia existencia y afecta a nuestras vidas posteriores. El de Baradit, a pesar de gustarme, es uno de esos relatos que me han sabido a poco. La resolución, más allá de cerrar nada, abre todo un mundo de posibilidades que se podrían haber explotado mucho más con una historia más ambiciosa.

Quedan algunos relatos que también son notables: los futuros planteados por Eduardo Vaquerizo y Sofía Rhei en M34 y Ánima, respectivamente, son un claro ejemplo de que hay cabida para la buena ciencia ficción en España: Vaquerizo desde la reflexión sobre los problemas que supone la fusión entre hombre y máquina y Rhei desde los sentimientos e instintos más primarios, como el amor de una madre.

Liu Cixin

Liu Cixin.


Liu Cixin, traducido directamente desde el mandarín y estrenándose en el terreno literario español, nos cuenta la historia de una especie alienígena que, en su ocaso, viene a la Tierra para pasar sus últimos siglos entre los humanos. Para los que hemos leído otros relatos de Cixin, Quién cuidará de los dioses sabe a poco, la verdad. A pesar de que las grandes ideas del autor chino están presentes, da la impresión de que se ha elegido un relato capaz de contentar a todo tipo de lectores en lugar de uno realmente interesante, como The Mountain o The Wandering Earth. No obstante, es un buen comienzo para un autor increíble que confiamos en que siga teniendo salida en el mercado editorial español.

McAuley se estrena en Terra Nova con La decisión, un relato que nos presenta un Londres arruinado por el cambio climático en el que encalla una nave espacial y cambia la vida de sus habitantes. El relato de McAuley sufre un poco de «paginitis» y, en mi opinión, la idea original se estira demasiado en las más de sesenta páginas que ocupa. A cambio, tiene una ambientación excelente que el autor piensa aprovechar para escribir dos secuelas durante los próximos años. Y allí estaremos para leerlas, sin duda.

China Miéville

China Miéville.


Y para terminar, las decepciones. Miéville crea en La Cuerda es el mundo una ambientación digna de la mejor ciencia ficción pero completamente vacía de carga narrativa. Es una pena, porque tenía muchas ganas de encontrarme con un buen relato de Miéville y todavía tengo pendiente Looking for Jake, pero da la impresión de que incluir al londinense en la antología ha sido una decisión comercial, más que literaria. Rebuscar en los relatos de un autor concreto para encontrar alguno que encaje, habiendo tantísimas buenas historias por ahí fuera, es un error que a Terra Nova 3 se le perdona, pero con el que no quisiera volver a encontrarme en siguientes ediciones: los relatos primero, los nombres después.

Con Bueso me pasa algo diferente, pero también ha terminado por decepcionarme. A pesar de que me gustó mucho su relato en Mañana todavía y el estilo del autor es, como siempre, impecable, macarra y muy ágil de leer, lo que cuenta en La próxima vez que se desate la tormenta entre nosotros no me ha llegado en ningún momento, y he terminado la lectura sin entender lo que Bueso quería contarme. Una pena.

Tres Terra Novas
En conjunto, Terra Nova 3 se cierra con un promedio de calidad muy alto, superior al de los dos volúmenes anteriores, que no hace sino reafirmar que es una colección de antologías con mucho futuro. Por el momento, ya acumula más de una veintena de relatos de calidad con los que disfrutar. Esperemos que tenga la acogida que merece y siga sumando números a su colección.

Sinopsis

Terra Nova 3

Once relatos de escritores españoles, latinoamericanos y del resto del planeta, que demuestran que la ciencia ficción es una herramienta perfectamente válida para comprender mejor nuestro mundo.

Terra Nova 3 recoge historias cercanas que ahondan en aspectos humanos y no tanto tecnológicos, con tramas que nos hablan acerca de la ética periodística, la integración de las minorías étnicas dentro de la cultura global o la importancia del pasado; cuentos que plantean miradas distópicas e ideas altamente especulativas como la adaptación humana al cambio climático, el desarrollo de un nuevo lenguaje capaz de moldear el pensamiento, un universo poblado de surrealistas fuerzas sobrenaturales o enigmas procedentes del remoto pasado.Una narrativa accesible para cualquier lector preocupado por nuestro presente y futuro.

Inicia sesión y deja un comentario