Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Terra Nova vol. 2, por el buen camino

Terra Nova 2 - Completa

Reseñamos el segundo volumen de la antología de ciencia ficción Terra Nova.

Como comentaba en nuestra reseña del primer volumen de la antología Terra Nova, lo malo de las antologías es que normalmente son algo irregulares: puede haber relatos que nos gusten mucho seguidos de otros que nos parezcan un auténtico tedio. Con Terra Nova vol. 2, publicado por Fantascy el pasado 26 de noviembre, quizá la cosa haya mejorado un poco o, al menos, no he notado tanta diferencia entre relatos. Lo primero que debe saber el lector que se enfrente por primera vez a la antología es que el número 2 de su portada indica solo que es la segunda de ellas que se publica. No tienen relación ni se va a perder nada por no haber leído la primera recopilación, pero desde aquí no dejamos de recomendarla: El zoo de papel es un relato corto que todo el mundo debería leer, por poner un ejemplo rápido.

Terranova_portada
La antología Terra Nova surgió como apuesta editorial de Mariano Villarreal y Luis Pestarini, que pretendía reunir los mejores relatos de ciencia ficción de los últimos años escritos en español y traducidos de otros idiomas. Se editó en Sportula y logró un resultado más que favorable para un producto comercial tan complicado y con la distribución de una editorial pequeña —razón principal de que el libro electrónico fuera su principal baza; ocupó los primeros puestos de ventas en ciencia ficción de Amazon durante varias semanas consecutivas—. Un resultado tan bueno llamó la atención de uno de los grandes y coincidió con la llegada al mercado de Fantascy, el nuevo sello editorial de género de Penguin Random House, y es por eso que este segundo volumen se publica en él. Con traductores y colaboradores de excepción como Manuel de los Reyes, Raúl García Campos y Elias F. Combarro, Terra Nova vol. 2 ya prometía mucho antes de meterme en sus páginas.

La selección de relatos sigue en líneas generales las pautas del primer volumen, que, según nos comentaba Mariano en la entrevista que le hicimos hace algunas semanas, seguirá siendo el esqueleto sobre el que se construyan números posteriores —Terra Nova vol. 3, sin estar confirmado oficialmente, es una posibilidad más que factible—: relatos de autores extranjeros y relatos escritos originalmente en español desde cualquier parte del mundo. En esta ocasión han sido once los escogidos (seis traducidos, cinco de autores en la lengua de Cervantes), más de los ocho del primer volumen; el único autor que repite es Ken Liu, de lo que no nos quejaremos. Las páginas de la antología están pobladas por escritores internacionales como Lavie Tidhar, Aliette de Bodard, Greg Egan y la grata sorpresa de la estadounidense con ascendencia africana Nnedi Okorafor, y por autores en español como Felicidad Martínez, en cuyo relato se basa la portada de libro, o Carlos Gardini.

Terra Nova 2
Como ya hice con el primer volumen, empezaré por los relatos que menos me han gustado para llegar hasta los que más. Y en esta ocasión, el puesto que en Terra Nova ocupaba Enciende una vela solitaria de Víctor Conde lo ocupa En el filo, de Ramón Muñoz. Ambientado en un futuro cercano y en una ciudad flotante del mar de China, y en clave de novela negra, el relato se me ha hecho innecesariamente largo. El mundo creado por el autor recuerda en ocasiones a Bacigalupi, aunque su resolución deje bastante claro que la cosa no iba precisamente por esos derroteros. Personajes que añaden muy poco a la trama y una ambientación interesante que no se aprovecha lo suficiente son quizá las mayores taras del relato, que sin llegar a ser malo, no veo que destaque entre el resto de seleccionados.

Tengo un problema grave con todas las obras que encasillan a los personajes dependiendo de su sexo y La textura de las palabras, de Felicidad Martínez, es una de ellas. Lo soporto y me parece muy bien que la autora haya querido mostrar a unos hombres muy malos y a unas mujeres serviciales en apariencia, pero con inquietudes a espaldas de la sociedad en la que les ha tocado vivir; pero a mí las historias de ese estilo me dicen muy poco. En cambio, el mundo creado por la autora y su estilo a la hora de plasmarlo me han gustado mucho. La descripción de una sociedad privada del sentido de la vista y su forma de enfrentarse al día a día hace de este un relato que merece la pena leer, aunque haya echado en falta un giro de tuerca un poco más impactante al final.

Separados por las aguas del río celeste, de Aliette de Bodard es otro de los relatos que me han decepcionado un poco, aunque aquí lo considero más bien culpa mía. Es el segundo relato de la autora francovietnamita que leo (después de Immersion, que se llevó el Locus y el Nebula), y quizá mi desconocimiento del universo donde transcurren la mayoría de sus relatos me haya dejado un poco descolocado, pese a la línea temporal que de Bodard ofrece en su página web. Me dio la impresión de tirarme de cabeza a un mundo con civilizaciones completamente desconocidas, sin recibir ninguna ayuda del narrador. Aun así, se trata de una bonita reflexión generacional sobre la inmigración, un tema muy presente en toda la obra de la autora. Luego está ¿Pueden llorar ojos no humanos?, de Germán Amatto, que es el relato del que menos tengo que decir. No me ha dejado poso ninguno y la sociedad regida por la Iglesia que plantea no termina de cuajar conmigo.

Zemanta Related Posts Thumbnail
A partir de aquí, los relatos de los que voy a hablar me han sorprendido gratamente por una u otra razón, sin desmerecer los anteriores. La lectura de una antología es un proceso muy personal, con muchas ideas, muchos temas y voces diferentes que complica mucho tratar de ir más allá de las impresiones personales. La djin, de Pedro Andreu, fue uno de los primeros relatos que llamó positivamente mi atención. Andreu nos cuenta la relación imposible entre dos miembros de distintas especies que no pueden subsistir en el mismo hábitat, con una prosa estilizada y poética que da gusto leer. Juicio Final, de Carlos Gardini, encabeza mi clasificación personal como el relato con más sentido de la maravilla de toda la antología. Nos deja entrever, con un tono profético que puede gustar más o menos, que quizá el primer contacto con una inteligencia superior ya haya tenido lugar. Una idea que me ha gustado mucho, una ejecución más que correcta y un ritmo que decae en pocas ocasiones para ser uno de los relatos más largos de la colección.

La manos de su marido, de Adam-Troy Castro (que podéis leer y descargar gratis en Fantífica), es un relato que impresiona. Impresiona por las imágenes que es capaz de transmitir, por la tristeza, la impotencia y las miserias de la guerra. ¿Qué pasaría si lo único que queda de un soldado después de la guerra son sus manos pero su conciencia pudiera ser implantada en estas y seguir viviendo? ¿Cómo seguir adelante, cómo mantener la relación con su esposa? Realmente interesante lo que plantea Castro, a pesar de no arriesgar y pisar territorios muy comunes. Por su parte, también resulta interesante Noches de cristal, de Greg Egan, que (si tuviéramos que comparar con el primer volumen) sería el El ciclo de vida de los objetos de software de Terra Nova vol. 2. Había oído decir de Egan que está entre los autores de ciencia ficción más dura de la actualidad y afronté su relato con cierto miedo pero, aparte de algunos tecnicismos, me parece un texto asequible para los aficionados a las inteligencias artificiales y a la informática en general. Un muy buen punto de partida para empezar a conocer a un autor tan complicado.

Terra Nova vol. 2 x 3

Te persiiiguen…


Araña la artista, de Nnedi Okorafor, está sin duda entre los tres relatos que más me han gustado. Primero, por cambiar de localización y sacarnos de los escenarios más típicos de la ciencia ficción: por llevarnos a África, a un pueblucho dejado de la mano de Dios que crece y sobrevive alrededor de un oleoducto vigilado por unas criaturas corporativas implacables que los lugareños llaman zombis. Y segundo, por estar protagonizado por una mujer que tiene mucho que decir (cosa que no sentí con la protagonista de Felicidad Martínez) y por utilizar la música como hilo conductor de la historia.

Para decidir quién encabeza mi podio personal de Terra Nova vol. 2 me cuesta decidirme entre Tidhar y Liu. Gracias a El último Osama, de Lavie Tidhar (y a la lectura de Osama que tengo a medias) estoy descubriendo que el escritor israelí avanza a pasos agigantados hacia convertirse en uno de mis favoritos de los últimos años. La manera tan sutil, interesante y a veces hasta cómica con la que aborda temas tan serios como los problemas religiosos en Oriente Medio es para quitarse el sombrero. El relato, escrito en tono de western, acompaña a Mike Longshott en su viaje en busca y captura de Osama Bin Laden. Y menudo viaje. Por su parte, en El hombre que puso fin a la historia: documental, de Ken Liu, quizá choque un poco al principio el recurso narrativo que el señor Liu se saca de la manga para presentarlo. Pero el impacto dura tan solo un par de páginas, ya que Liu hace gala de su sentimentalismo para ofrecernos una historia llena de víctimas y atrocidades, protagonizada por el escuadrón japonés 731 durante la segunda guerra del país con China. Buscadlo en internet e imaginad lo que sería capaz de hacer Liu con una premisa así. El resultado es mejor que eso, y además tiene viajes en el tiempo.

Resumiendo, Terra Nova vol. 2 es un indiscutible paso adelante en la colección y en las antologías de relatos de ciencia ficción publicados en España, sobre todo teniendo en cuenta que detrás está uno de los grandes grupos editoriales del país. Cada uno de los «Terra Nova» publicados y por publicar gustará un poco más o menos dependiendo del lector: es inevitable, dada la variedad de los relatos que se van publicando en ellos, pero de momento el camino es el correcto y desde Fantífica no podemos sino animar a los responsables a que sigan apostando por este formato tan necesario tanto por su valor literario como para descubrir nuevos autores a los que seguir la pista.

Sinopsis

Terra Nova vol. 2

El segundo volumen de una antología de relatos de ciencia ficción que fue una de las sorpresas del fandom de 2012. Once relatos de autores españoles, latinoamericanos y extranjeros, seleccionados por Mariano Villarreal y Luis Pestarini, referentes del género.

Inicia sesión y deja un comentario

2 Responses to “Terra Nova vol. 2, por el buen camino”

  1. […] “Terra Nova vol. 2 es un indiscutible paso adelante en la colección y en las antologías de relatos de ciencia ficción publicados en España, sobre todo teniendo en cuenta que detrás está uno de los grandes grupos editoriales del país. Cada uno de los «Terra Nova» publicados y por publicar gustará un poco más o menos dependiendo del lector: es inevitable, dada la variedad de los relatos que se van publicando en ellos, pero de momento el camino es el correcto y desde Fantífica no podemos sino animar a los responsables a que sigan apostando por este formato tan necesario tanto por su valor literario como para descubrir nuevos autores a los que seguir la pista.” David Tejera en la web Fantífica […]

  2. […] tanto por su valor literario como para descubrir nuevos autores a los que seguir la pista.” David Tejera en la web Fantífica (Valoración: […]