Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La Universidad Invisible 1x10: Tiranos del multiverso

La Universidad Invisible 1x10 - Destacada

Divertidas y curiosas formas de imponer la autoridad en nuestro último episodio de la temporada.

En fin, está claro que no aprendemos.* Ni siquiera después de la última lección magistral impartida en la Sala No-Común, sobre los cuerpos y fuerzas de seguridad, han cesado los problemas. Que si apariciones en plena procesión de la Guardia a la vuelta de una clase en algún otro universo, que si edificios teleportados a las Dimensiones Mazmorra con sus habitantes dentro por un fallo de cálculo, que si…

Total, que el Archicanciller nos obliga a enseñar hoy las divertidas e ingeniosas formas que tiene la autoridad de imponer su orden, para meter el miedo en el cuerpo a los alumnos. A nuestro lord Vetinari ya lo conocemos todos, pero visitaremos también un imperio galáctico, estudiaremos a un tal Adam Susan, recorreremos los distintos tiranos de los universos de Brandon Sanderson, trataremos de algo llamado inteligencia artificial (que posiblemente sea más fácil de encontrar en esta universidad que la natural) y hablaremos de los reyes locos de Poniente. Y como es la última clase de la temporada, saludaremos a unos cuantos escritores y recurriremos a dos de nuestros profesores adjuntos para que os pongan deberes en forma de recomendaciones de lectura y visionado. ¿Listos?

 
* Aunque la Universidad Invisible está ampliamente considerada como un centro educativo, en los registros de Ankh-Morpork figura como emporio de ultramarinos. Por lo que se ha podido deducir de los antiguos libros de cuentas, todo se debe a una errata en la redacción de una ley en tiempos de lord Espasmo el Psiconeurótico, que había oído hablar de cierto imperio y sus ultramarines y decretó una exención de impuestos para que la ciudad tuviera su cuerpo militar de élite. Ahí el abogado de la universidad, que ya era el señor Slant, estuvo rápido. Y fino.

Inicia sesión y deja un comentario