Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Los videojuegos basados en Dragon Ball (y II)

Dragon Ball Videojuegos 2 - Destacada

Repasamos los videojuegos de Dragon Ball desde 1996 hasta Dragon Ball Xenoverse, que saldrá en 2015.

 
La nueva generación de consola que llegó en 1994 con el estreno de PlayStation en Japón traería consigo algunos de los mejores y los peores videojuegos basados en Dragon Ball de la historia de la franquicia. Como comentamos en la primera parte de nuestro repaso, la llegada del CD-ROM supuso cambios realmente sustanciales en el sonido, las animaciones y las escenas que se podían guardar en el nuevo soporte digital, y el Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu de Turbografx era una buena muestra de ello. El futuro estaba servido: PlayStation y SEGA Saturn llegaron al mercado y trajeron bajo el brazo sendas versiones de la saga que pasarán a la historia por motivos bien opuestos.

La llegada de Goku al CD-ROM

Dragon Ball Z Ultimate Battle 22 - Carátula
En 1995 se puso a la venta en Japón Dragon Ball Z: Ultimate Battle 22 (llegaría a Europa en 1996 y a EE.UU. en 2003), un completo despropósito para los aficionados a los juegos de lucha en general y a Dragon Ball en particular. Para aquellos que hubieran probado cualquier Butoden, este era un caso realmente sonrojante. Con personajes en 2D y escenarios en tres dimensiones, el juego hacía gala de unos combates lentos, aburridos, con muy pocas posibilidades y, peor aún, sin grandes técnicas espectaculares marca de la casa Dragon Ball. Algo parecido ocurrió en 1997 con Dragon Ball GT: Final Bout, también exclusivo para PlayStation. Este título, un poco más digno a nivel técnico, ya incluía modelos en 3D para los personajes y también animaciones para las técnicas más bestias de la serie. Aun así, los combates lentos y sin profundidad jugable no hacían honor a lo que un aficionado esperaba de un videojuego basado en Dragon Ball y pasó sin pena ni gloria por el catálogo de la primera consola de Sony.

Dragon Ball Z The Legend - Pantallazo

El combate contra Nappa en Dragon Ball Z: The Legend.


La SEGA Saturn, por otra parte, tuvo mucho más suerte con la franquicia: en 1995 y solo en Japón se lanzó Dragon Ball Z: Shin Super Butōden (La verdadera historia de un gran combate), la cuarta entrega de la subsaga Butōden que mantenía muchas de los elementos que habían conseguido hacer destacar al resto —como la pantalla partida—, añadiendo la potencia de una consola de nueva generación: sonido, animaciones y vídeo de introducción dignos de un producto en CD-ROM y unos sprites enormes para los personajes, con fondos también en dos dimensiones.

Pero el juego más destacado de la generación llegó en 1996 para PlayStation y SEGA Saturn con Dragon Ball Z: Idainaru Dragon Ball Densetsu (La gran leyenda de Dragon Ball) que se lanzó en Europa, solo para Saturn, como Dragon Ball Z: The Legend. El juego también tenía jugadores en sprites de dos dimensiones y los escenarios en 3D, pero el modo historia destacaba frente al de cualquier otra entrega. Con sus combates rápidos y muy fieles en los que los jugadores tenían que controlar a un grupo de tres protagonistas, este modo premiaba a los jugadores que iban desarrollando la historia de la misma manera que ocurría en la serie, todo un plus que encantó a los aficionados y mejoró mucho la valoración del juego por la crítica.

Goku en el nuevo siglo

Dragon Ball Z Budokai 3 - Pantallazo

Dragon Ball Z: Budokai 3, Dragon Ball en estado puro.


El boom de la saga en el mercado de los videojuegos llegaría al poco de comenzar la década pasada. Con Dragon Ball ya plenamente integrada en la cultura estadounidense y una nueva hueste de aficionados pidiendo a gritos videojuegos basados en su serie favorita, en 2002 llegaría a PlayStation 2 Dragon Ball Z, conocido en Europa y EE.UU. como Dragon Ball Z: Budokai. La trilogía Budokai, con otras dos entregas en 2003 y 2004, se convirtió en todo un punto de inflexión para los videojuegos de lucha basados en Dragon Ball, consiguiendo al final lo que muchos aficionados llevaban décadas esperando. Combates espectaculares, combos frenéticos, técnicas abrumadoras y modos de juego que recorren en su totalidad los principales arcos argumentales de la serie. De hecho, Dragon Ball Z: Budokai 3 está considerado por muchos como uno de los mejores videojuegos de la franquicia. Con 42 personajes completamente diferentes con sus transformaciones, sacados de todos los arcos argumentales de la serie incluyendo OVA, es prácticamente el juego de la franquicia mejor valorado por los usuarios, encontrándose en muchas listas entre los veinte mejores juegos de todo el catálogo de PlayStation 2.

La generación de PlayStation 2 fue realmente prolífica en lo que a videojuegos de la franquicia se refiere. Prueba de ello es que después de lanzamiento de la trilogía Budokai, que vio la luz entre 2002 y 2004, llegaría otra trilogía que se lanzaría entre 2005 y 2007. Recibió el nombre de Dragon Ball Z: Sparking! (y sus secuelas Dragon Ball Z: Sparking! Neo y Dragon Ball Z: Sparking! Meteor) en Japón, mientras que en Europa y EE.UU. recibiría el nombre de Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi para aprovechar el tirón comercial de la trilogía anterior. Se lanzó para PlayStation 2 y los dos últimos juegos para la Wii de Nintendo y fue creado por la desarrolladora Spike en vez de por Dimps. Estas entregas ofrecían algunos cambios jugables realmente interesantes. El más destacado era la perspectiva de juego, que pasaba a centrarse en una cámara en tercera persona desde detrás del personaje protagonista y Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3 puede presumir de contener el mayor plantel de personajes jugables de la historia de la franquicia en los videojuegos: nada menos que 161 incluyendo transformaciones.

Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi 3 - Pantallazo

Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3, todo un desfile de personajes.


Pero estas dos trilogías no fueron los únicos juegos de Dragon Ball que se lanzaron en la generación. Dragon Ball Z: Shin Budokai y Dragon Ball Z: Shin Budokai: Another Road fueron el estandarte en PlayStation Portable. Los juegos están basados en la OVA ¡Fusión! y en una historia alternativa de Bu en la línea temporal de Trunks del futuro y son, principalmente, conversiones para portátiles de la jugabilidad de la trilogía Budokai. Game Boy Advance también tuvo su batería de adaptaciones, ocho títulos en su catálogo entre los que podemos destacar Dragon Ball Z: The Legacy of Goku II y Dragon Ball: Advanced Adventure, ambos lanzados en Japón en 2004 y comercializados también en Europa. El primero de ellos pertenece a una saga de juegos de rol portátiles muy apañados y recomendados, centrado principalmente en la historia desde la muerte de Freezer hasta la de Célula, y el segundo un juego de aventuras y plataformas con muchos modos de juego que recorre los arcos argumentales de Dragon Ball.

También hubo algunos juegos de sobremesa fuera de las grandes trilogías, como Dragon Ball Z: Sagas, lanzado en 2005 para PlayStation 2, GameCube y Xbox, el primer videojuego de Dragon Ball desarrollado por una empresa no japonesa, Avalanche Software. Se trataba de una aventura en tres dimensiones en la que controlábamos a Goku y también permitía multijugador local, pero la calidad general del título era muy baja. Dragon Ball Z: Infinite World, lanzado en 2008, se puede etiquetar como el último juego de Dragon Ball para PlayStation 2. También desarrollado por Dimps y deudor en muchos aspectos de la saga Budokai y de Burst Limit, el primero de la nueva generación de consolas. Es un juego de lucha una contra uno que no destaca especialmente por ninguna de sus características, y se convirtió en un producto de transición para aquellos que no habían podido hacerse con una Playstation 3.

Dragon Ball: Revenge of King Piccolo - Pantallazo

Dragon Ball: Revenge of King Piccolo, de lo mejorcito de la época.


Antes de saltar a la nueva generación, el enorme éxito de la Wii la llevó a tener su propio juego exclusivo de la saga. Llamado Dragon Ball: Revenge of King Piccolo y lanzado en 2009, este juego de acción y plataformas se convirtió por méritos propios en uno de los más divertidos y en una despedida más que digna de la generación de consolas.

Presente y futuro de Goku

Después de una generación saturada de videojuegos basados en la franquicia, era de esperar que tras el lanzamiento de PlayStation 3 y Xbox 360, Bandai Namco fuera a relajar un poco la cantidad de lanzamientos, y el descenso es palpable. A pesar de ello, hubo algunos juegos —pocos de ellos destacables— durante la vida de estas consolas, y la llegada de Nintendo DS también trajo un soplo de aire fresco a los videojuegos para portátiles. PlayStation 3 y Xbox 360 se estrenaron en 2008 con Dragon Ball Z: Burst Limit, un juego que, a pesar de plantear algunas novedades interesantes como los Drama Pieces (que permitían alterar los acontecimientos de los combates), acusó demasiado la explotación de la franquicia durante los años anteriores y le faltó algo de chispa para destacar.

Dragon Ball Z Burst Limit - Pantallazo

Dragon Ball Z: Burst Limit, se empiezan a agotar las ideas.


Dragon Ball Z: Raging Blast y Dragon Ball Z: Raging Blast 2, lanzados en 2009 y 2010 para PlayStation 3 y Xbox 360, fueron el intento por parte de Dimps de recuperar la gloria pasada que obtuvieron con Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3. Con una cámara similar —que recibió muchas quejas— y un modo historia desangelado y con varios what if en el primero y ausente en el segundo, no consiguieron calar entre los aficionados y pasaron sin pena ni gloria por los catálogos de ambas consolas. En 2011, Spike lo volvió a intentar con Dragon Ball Z: Ultimate Tenkaichi, pero de nuevo el juego sufrió el varapalo de la crítica, que argumentó falta de originalidad en los combates, a pesar de que el juego no era tan malo e incluía un curioso creador de personajes. Esta falta de originalidad empezaba a hacer mella en los videojuegos de la franquicia, y qué mejor prueba de ello que el relanzamiento de la trilogía Budokai en HD para PlayStation 3 y Xbox 360 que llegó en 2012. Otro claro ejemplo de esta falta de ideas fue Dragon Ball Z: For Kinect lanzado también en 2012 para Xbox 360 y utilizado el aparato de captura de movimientos de Microsoft para justificar el lanzamiento de un producto fallido y apresurado que es mejor olvidar.

Las portátiles, como era de esperar, han seguido recibiendo sus entregas, y algunas de ellas se encuentran entre las mejores de los últimos años. Entre los videojuegos lanzados para Nintendo DS podemos destacar los dos Dragon Ball: Origins que salieron en 2008 y 2010, unos juegos de aventuras con vista isométrica que aprovechan las dos pantallas de la consola y en los que vamos adquiriendo experiencia y mejorando las habilidades de Goku mientras recorremos los escenarios de las primeras aventuras del personaje. Por otra parte, Nintendo 3DS va por dos entregas de Dragon Ball Heroes: Ultimate Mission, una rareza que no ha salido de Japón y que consiste en la adaptación de una recreativa de cartas para consolas portátiles.

Dragon Ball Evolution - Videojuego - Pantallazo

Dragonball Evolution, la tortura como videojuego.


Ya no rareza, pero si esperpento, podría llamarse al intento de tortura que se nos trató de colar con una adaptación para PSP de la película, llamada Dragonball Evolution y que se encuentra en el pódium de los peores videojuegos de la franquicia que jamás han existido. Todo un logro. Ah, y los aficionados a los MMORPG también pueden disfrutar de un juego del género para PC, Dragon Ball Online, aunque, como era de esperar, no ha salido de Asia ni pinta que termine haciéndolo.

Quedaría aún Dragon Ball Z: Battle of Z, uno de los últimos juegos de la generación de la PlayStation 3 y Xbox 360, que se lanzó a principios de este año 2014. Un juego muy vistoso gráficamente, pero con una jugabilidad caótica cuya baza principal es la de colocar en pantalla grupos de 4 personajes y enfrentarlos entre sí. Ahora, también cuenta con una versión para PS Vita que hace este modo de juego mucho más adecuado al ser una portátil y se convierte en un título de lucha realmente interesante para jugar en la última portátil de Sony.

Dragon Ball Xenoverse

Hay que reconocer que Dragon Ball Xenoverse pinta muy bien gráficamente.


El futuro de la franquicia queda en manos de Dragon Ball Xenoverse, que se pondrá a la venta en febrero de 2015 para PS3, PS4, Xbox 360, Xbox One y PC, siendo así el primero en llegar a la nueva generación de consolas. Xenoverse promete escenarios gigantes, creación de personajes y una historia completamente nueva en la que este personaje creado será el protagonista. Una apuesta realmente arriesgada en pos de la originalidad que desde hace algunos años le va faltando a la saga.

¡Veremos lo que nos depara el resto de la generación y de la década de manos de Dragon Ball!

Inicia sesión y deja un comentario