Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Batman: Arkham Knight, el canto de cisne del Murciélago

Batman - Arkham Knight Destacada

Llega a consolas de nueva generación el final de la saga Arkham.

La saga «Arkham» se ha convertido en una de las mejores en lo que a videojuegos del Murciélago se refiere. Ya Loren nos comentaba ayer las bondades y características principales de esta franquicia que, al parecer, acaba de concluir con el lanzamiento de Batman: Arkham Knight, quinto y último videojuego en el que tomaremos el papel de Batman. Seis años han pasado desde que salió Batman: Arkham Asylum, el videojuego con el que Rocksteady Studios demostró que había hueco para videojuegos de superhéroes interesantes y que a Batman le quedaba mucho que decir en el ocio digital.

Después de dos entregas principales más, una de ellas desarrollada por un equipo de Warner Bros., y de un pequeño spin-off de jugabilidad metroidiana y en dos dimensiones, el pasado 23 de junio se puso a la venta Batman: Arkham Knight, capítulo que cierra la que probablemente se haya convertido en la mejor serie de videojuegos de Batman y de superhéroes hasta la fecha.

Batman, el caballero de Arkham y el Espantapájaros

Batman - Arkham Knight Caballero Arkham
La historia de esta nueva entrega se sitúa justo después de Batman: Arkham City y del cómic que reseñamos la semana pasada, así que si no habéis jugado a la saga y si tenéis intención de hacerlo, quizá deberíais dejar de leer. Arkham City ha resultado ser un fracaso, el Joker ha muerto y tanto Batman como Bruce Wayne se tienen que enfrentar a las consecuencias políticas, económicas y vandálicas de ello. Pero el «descanso» no dura demasiado, ya que el Espantapájaros ha decidido celebrar Halloween amenazando con soltar en la ciudad de Gotham su nueva y poderosa toxina del miedo. Pero no estará solo, claro: junto a él se encuentra la misteriosa figura del Caballero de Arkham, un personaje que dará al Cruzado Enmascarado muchos quebraderos de cabeza hasta que descubra su verdadera identidad.

El guión de esta nueva entrega tampoco cuenta con la pluma de Paul Dini, que firmó las dos primeras de la saga, y sigue teniendo como eje central la obsesión de Batman con el Joker, ¿demasiado quizá? Entre el Príncipe Payaso y el Caballero de Arkham anulan del todo la presencia que podría tener un villano tan interesante como Jonathan Crane. Es una pena que Rocksteady no haya sabido aprovechar la oportunidad, pero también queda claro que no era su intención. Dejemos de lado toda la parte del Joker, porque sería destripar demasiado la trama y no es nuestra intención, y vayamos directamente al resto, porque si hay algo que falla en esta entrega de la saga son los villanos.

Las batallas épicas que pudimos ver, por ejemplo, en Batman: Arkham Origins están completamente ausentes en esta ocasión, y eso incluye los entretenidos y siempre curiosos niveles del Espantapájaros. En Batman: Arkham Knight tendremos un combate insulso contra Deathstroke, otro tal que igual con Luciérnaga, batallas interminables contra los esbirros del Pingüino o un par de tristes atracos a bancos por parte de Dos Caras, por poner algunos ejemplos.

El batmóvil, vehículo de la discordia

Batman Arkham Knight - Batmovil
Desde el lanzamiento de Arkham Asylum, los aficionados soñaban con recorrer el gigantesco mapeado de la ciudad de Gotham subidos al siempre carismático batmóvil, y han tenido que pasar seis años y tres videojuegos para que por fin pudieran hacerlo. ¿Ha merecido la pena? Pues sí y también no. Después de jugar esta entrega de la saga resulta obvio que en Rocksteady Studios también estaban deseando crear un mapeado adecuado para el vehículo y que funcionara sin problemas, pero quizá lo estaban deseando demasiado. La dependencia del batmóvil que tienen muchas de las partes centrales y secundarias roza muchas veces el ridículo: hay jefes finales (muchos) con los que hay que combatir en batmóvil, hay puzles de Riddler que hay que superar obligatoriamente con el batmóvil, carreras con el batmóvil, combates con el batmóvil… Batman: Arkham Knight no podría existir sin la presencia del batmóvil, y eso está bien solo hasta cierto punto.

No obstante, el batmóvil funciona de maravilla cuando lo utilizamos como elemento opcional, ya sea para desplazarnos por la ciudad, atacar a enemigos por el mapeado o simplemente dejarnos caer en picado desde el edificio más alto de Gotham para acabar sin problemas en el asiento del conductor. Se nota que se ha puesto todo el cariño del mundo en las animaciones y las habilidades que Batman puede aprovechar gracias al vehículo. Pero todo se viene abajo cuando te obligan a utilizarlo para cumplir una tarea que quizá hubieras preferido realizar a pie. Está justificado en la trama, pero es tan absurdo que muchas veces da la impresión de que estás enfrentándote a los jefes en un combate de coches teledirigidos entre colegas, y no termina de funcionar del todo.

La caída del Murciélago

Batman Arkham Knight - Heroes
Aun así, y aunque hasta ahora hayamos resaltado los puntos negativos del juego, estamos sin duda ante uno de los mejores lanzamientos del año. Quizá sea uno de los más flojos de la saga, pero eso siguen siendo palabras mayores. En Batman: Arkham Knight nos encontramos con la Gotham llena de superhéroes que los aficionados de DC estaban esperando encontrar desde el principio, ya que por fin se integra de manera mucho más natural en los acontecimientos (aunque sea en misiones secundarias) a gente como Nightwing, Robin, Catwoman o incluso Azrael. La trama principal tiene algún altibajo, pero en líneas generales cumple muy bien y tiene algún que otro giro muy curioso, y las secundarias son casi todas muy entretenidas de jugar. Hay alguna que otra realmente chorra y otras que suponen un auténtico sufrimiento de buscar por el mapeado, pero son muy destacables dentro del todo de la saga. Y luego están los trofeos de Riddler para aquellos que quieran un verdadero desafío, y con premio, ya que pasarse el juego al 100 % desbloquea un final extendido.

Batman: Arkham Knight cumple con lo que promete y es una manera más que digna de cerrar una de las sagas que más alegría ha dado los últimos años a los aficionados a los videojuegos y a los cómics de superhéroes. Tiene sus cosas y algunas se podrían haber evitado sin mucho esfuerzo, pero eso no quita que haya convertido en uno de los mejores videojuegos que vais a encontrar en las tiendas a lo largo de 2015.

Sinopsis

Batman: Arkham Knight

Un año después de la muerte del Joker durante los sucesos de Arkham City, Batman está luchando por llegar a términos con la ausencia de su némesis y la incómoda sensación de que la pareja compartió un vínculo más profundo de lo que cualquiera podría admitir. Sin la presencia caótica del Joker, los ciudadanos de Gotham nunca se han sentido más seguros, y el crimen en la ciudad ha disminuido dramáticamente. Sin embargo, esto le da a los enemigos de Batman, incluyendo al Pingüino, Dos Caras, y Harley Quinn, la oportunidad de unirse con el único objetivo de matar a Batman.

Inicia sesión y deja un comentario