Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Devil May Cry 4: Special Edition, la edición más completa

Devil May Cry 4 Special Edition - Destacada

A pesar de no arreglar los errores más críticos de la cuarta entrega, los añadidos son muy interesantes.

Creado en 2001 por Hideki Kamiya y lanzado para PlayStation 2, el primer título de la saga «Devil May Cry» combinaba la exploración y la resolución de puzles con una acción endiablada y una profundidad jugable en los combates que aún a día de hoy sigue dando que hablar (y que Kamiya sigue reciclando a su manera, incluso después de haber abandonado Capcom, en sagas como Bayonetta). Unos años después, ya en 2008, se puso a la venta Devil May Cry 4 en PlayStation 3, Xbox One y PC. Un título que, con sus más y sus menos, echaba un poco el freno después de la orgía de acción que había resultado ser la tercera entrega de la saga y que mostraba cierto regreso a los orígenes.

Este Devil May Cry 4 quedó fuera de la remasterización de las tres primeras entregas, que Capcom puso a la venta en 2012, así que era de esperar que tarde o temprano también tuviera un lavado de cara en alta definición. Y así ha sido. Devil May Cry 4: Special Edition se lanzó al mercado el pasado mes de junio en una edición digital muy completita y a precio reducido que pasamos a comentar.

Nero y la Órden de la Espada

Devil May Cry 4 Special Edition - Nero
Recorrer la saga a nivel argumental sería un poco aburrido, así que nos limitaremos a decir que, en un momento indeterminado del pasado, el demonio redimido Sparda ayudó a los humanos en la lucha contra el emperador oscuro Mundus y sus huestes demoníacas y los selló en el Inframundo. Sparda dejó dos hijos medio humanos, una espada muy poderosa y una cantidad ingente de problemas a los que sus primogénitos se han tenido que enfrentar. Dante, uno de ellos, decidió convertirse en investigador privado y ganarse la vida dando caza a todo tipo de demonios. Esta cuarta entrega de la saga está protagonizada por Nero, un joven huérfano que pertenece a la Orden de la Espada, una organización que adora a Sparda y está decidida a eliminar a los demonios de la faz de la Tierra. Pero Dante, que trabaja por libre, sabe que la Orden tiene en realidad otros planes y que están utilizando al joven para hacerse con el legado de Sparda, y tendrá que evitarlo mientras se esfuerza en hacer entrar en razón al chico.

Devil May Cry 4: Special Edition es un juego endiabladamente rápido que mantiene las 60 imágenes por segundo de la entrega original, aderezadas con el suavizado de texturas de rigor en este tipo de remasterizaciones. El juego no se ha vuelto a hacer de cero y, al ser relativamente reciente, el cambio gráfico no es una de sus grandes bazas, pero aun así es muy agradable ver cómo se mueve en consolas de nueva generación (Xbox One en nuestro caso).

Devil May Cry 4 Special Edition - Pantallazo
Pero el apartado gráfico probablemente no sea la razón que lleve a adquirir el título, sino todo el contenido adicional de esta edición especial. Para empezar, hay tres personajes jugables más: Vergil (el hermano de Dante), Trish (una antigua conocida de los aficionados) y Lady (otra cazadora de demonios que ya había aparecido en Devil May Cry 3). A pesar de poder seleccionar a tantos personajes, el núcleo de la historia será siempre la campaña de Nero y Dante, por lo que a nivel argumental esta opción se queda un poco coja (hablaremos de ello más adelante). En cambio, a nivel jugable sí que hay diferencias: Lady, por ejemplo, es un personaje de largas distancias y armas de fuego, mientras que Trish se centra sobre todo en el cuerpo a cuerpo. Vergil, el añadido estrella, nos permitirá dominar hasta tres armas diferentes y nos dará la posibilidad de teletransportarnos.

A todo esto hay que añadir un modo de juego de combate contra oleadas llamada «Palacio Sangriento» y un nuevo nivel de dificultad para los más atrevidos, que recibe el nombre de «Caballero Oscuro Legendario». Esta edición especial también añade la posibilidad de seleccionar trajes diferentes para los protagonistas, una opción para repartir automáticamente los puntos de experiencia y unos combos más sencillos para quienes se vean un poco intimidados por la profundidad jugable. Vamos, que por añadidos que no sea.

Viejos errores, nuevos personajes

Devil May Cry 4 Special Edition - Dante
La edición especial de Devil May Cry 4 no llega a solucionar algunos de los grandes puntos flacos que tenía esta cuarta entrega. El primero de ellos es la reutilización de escenarios, algo común a todas las partes de la saga pero que en esta es particularmente sangrante. Tener que recorrer la campaña principal con Nero y luego con Dante debería ser motivo de regocijo, y lo es si tenemos en cuenta la parte jugable y que son personajes muy diferentes que se controlan de manera distinta, pero en otros aspectos deja muchísimo que desear. El juego está formado por tres grandes escenarios que, una vez terminados de recorrer con Nero, cruzaremos otra vez con Dante en sentido inverso. Sí, hay nuevos aspectos de la trama que se van revelando y la jugabilidad cambia, pero es tal la sensación de estar repitiendo lo mismo, que el juego pierde un poco durante este último tramo. Tampoco queremos olvidarnos de comentar el terrible posicionamiento de algunas de las cámaras fijas que hay a lo largo de todo el juego, otro de los grandes fallos del juego original.

Algo parecido a lo que ocurre en la campaña principal pasa con los nuevos personajes que se han añadido en esta versión: Vergil, Trish y Lady son personajes diferentes y profundos en sus mecánicas pero, quitando los vídeos de introducción y algún que otro momento más, parece que lo que se ha hecho en cada caso es cortar y pegar a cada uno en los mismos escenarios y los mismos niveles. Esto puede enfadar un poco a aquellos que busquen un poco más de variedad (más todavía, que el juego de por sí ya tiene bastante), pero tampoco hay que darle tanta importancia. El juego ya cumple de sobras en extensión con la campaña principal y sus niveles de dificultad. Tener a estos personajes como añadidos y que encima se les intente dar algo de profundidad es todo un regalo a tener en cuenta y algo que disfrutarán aquellos que se hayan quedado con ganas de más después de terminar la campaña principal.

Devil May Cry 4 Special Edition - Vergil
En definitiva, Devil May Cry 4: Special Edition es un gran juego que recoge y amplía una experiencia que ya era de por sí satisfactoria. Eso sí, quienes ya terminaran el juego en la generación de consolas anterior tendrán que pensarse un poco si les merece o no la pena, como ocurre hoy en día con cualquier remasterización en alta definición. Los profanos que vengan directamente de Devil May Cry 3 o del DmC de Ninja Theory quizá encuentren un juego un tanto más lento y menos macarra, un poco más en consonancia con los primeros títulos de la saga.

En cualquier caso, los aficionados a Devil May Cry están de enhorabuena con el lanzamiento de esta versión en alta definición. Esperemos que no falte mucho para conocer nuevos detalles del próximo título de la saga, que hay más ganas de Dante. Sea con el pelo blanco o no.

Sinopsis

Devil May Cry 4: Special Edition

Remasterización del título lanzado en 2008 para la anterior generación de consolas que añade nuevos personajes jugables, niveles de dificultad, modos de juego y ayudas para los jugadores menos habilidosos.

Inicia sesión y deja un comentario