Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

DOOM, el puto DOOM

DOOM - Destacada

Bethesda y id Software recuperan por todo lo alto una de las franquicias más emblemáticas de los videojuegos.

Han pasado ya ocho años desde que este Doom 4 se anunciara de mano de id Software. Un desarrollo complicado del que se desechó gran parte del trabajo realizado hasta 2011, una versión que se llegó a describir como muy cinemática y del estilo de la saga Call of Duty que nunca verá la luz. A partir de entonces, el juego sufrió un cambio de dirección y de nombre que nos lleva hasta el lanzamiento este pasado mes de mayo de DOOM, un juego que, a diferencia de Doom 3 (lanzado en 2004), recupera el espíritu de la saga y lo actualiza a las nuevas generaciones del entretenimiento digital. ¿Preparados para viajar al infierno?

Abandonad toda esperanza

«Doom» nunca ha sido una saga que se caracterice por la densidad de su trama. De hecho, hay una secuencia en los cinco primeros minutos del juego que nos deja bien claro que aquí hemos venido a disparar y desmembrar demonios, no a profundizar mucho en los acontecimientos que desencadenan la historia del juego. Y es algo que se repite a lo largo de las casi doce horas que nos ha durado la campaña principal del juego en dificultad normal, una manera sutil de burlarse de sí mismos y de enviar un mensaje al equipo de desarrollo de Doom 3: «no os pongáis intensitos, Doom en realidad era esto».

DOOM - Escenario
Empezamos la aventura en un laboratorio de investigación en Marte, lugar donde se extrae el Argent, una fuente de energía revolucionaria que no procede de ese mundo y ha terminado por devastar las instalaciones. Tu misión: enfrentarte a las hordas demoníacas que han llegado desde el lugar de procedencia del Argent: el mismísimo infierno. Y ya. Todo lo que podamos decir a partir de aquí sobre la trama del juego sobra un poco. DOOM es una sucesión constante de enfrentamientos contra enemigos, con algún que otro descanso para tomar aliento y hacer avanzar un poco los acontecimientos.

La clave de DOOM es no quedarse quieto. Siempre lo ha sido, pero en esta ocasión más que nunca. Los enemigos nos pondrán en más de un aprieto y los imp se encargarán de dejarnos claro en más de una ocasión que será mejor que aprendamos a movernos, disparar y cambiar de arma constantemente, porque de lo contrario nos espera una experiencia de juego un tanto desagradable. Precisamente los enemigos son los grandes protagonistas de esta reimaginación del clásico. Están todos: almas perdidas, cacodemons o revenants, sin olvidarnos de jefes finales emblemáticos como el cyberdemon. Destaca el mimo con el que se ha tratado el modelado (serán reconocibles al instante) y hasta la paleta de colores utilizada para los proyectiles del cacodemon.

Doom 2016  - Easter Egg
Las armas son las otras grandes protagonistas, y están todas: desde la escopeta de doble barril hasta el mítico BFG, y será clave cambiar entre las de corto y largo alcance para hacer frente a las oleadas de enemigos. Enemigos a los que también podremos destruir gracias a las ejecuciones llamadas glory kills, que podremos hacer a todos los enemigos cuando estén a punto de ser derrotados y nos darán un pequeño respiro en forma de botiquines de vida.

Un clásico renovado

Pero ¿es suficiente trasladar la fórmula clásica a la generación de videojuegos actual? Sí, pero no. DOOM también hace muy bien otra cosa: añade personalización de armas y desarrollo del protagonista a la ecuación de la jugabilidad. A lo largo del juego encontraremos escondidos por el mapeado unos robots con los que desbloquearemos mejoras para nuestras armas. Habrá dos para cada una y, una vez desbloqueados, habrá que comprar esas mejoras con puntos que recibiremos después de los enfrentamientos más duros. Nuestra vida, armadura y munición también aumentarán al encontrar células Argent escondidas por el mapa y también podremos mejorar algunas características de la servoarmadura al encontrar compañeros marines caídos en combate y también ocultos en el mapeado.

DOOM - Infierno
Porque sí, el mapeado de DOOM es extenso y está lleno de secretos y recovecos. Se acabaron esos juegos de disparos pasilleros en los que sabemos por dónde van a aparecer los enemigos: aquí estamos solos en un mapeado enorme que tendremos que recorrer y, como ya ocurría en los clásicos, recoger llaves de colores que nos permitirán llegar a nuevas localizaciones para continuar avanzando. Aparte de las mejoras que comentábamos antes, a lo largo del mapeado también encontraremos algún que otro secreto más, como pequeñas zonas que rememoran mapeados clásicos de los primeros Doom o las runas, pequeños bonus que también podremos equiparnos y que conseguiremos al superar un pequeño mapa de desafío al que accederemos encontrando unos portales.

Pero también hay cosas no tan buenas en está reinvención de uno de los grandes clásicos de la industria. Si hubiera que citar algo, podría decirse que las mecánicas son un tanto repetitivas (pero no aburre, ojo). La mayor parte de los enfrentamientos en desventaja numérica contra los demonios tienen lugar tras la activación de un objetivo de la trama o de uno de los nidos demoníacos que encontraremos por el mapeado, y en ocasiones el juego peca de ser una sucesión de estos enfrentamientos con alguna parte de exploración más relajada. DOOM también tiene un modo multijugador con multitud de opciones y modos de juego que queda ensombrecido por lo poco inspirado de su jugabilidad y porque no ha sabido plasmar toda la personalidad que desprende el juego en la campaña para un solo jugador.

DOOM - Cacodemon
Aun así, por muchas pegas que se le puedan poner a este nuevo DOOM, es innegable que se trata de un oasis dentro de los juegos de disparos en primera persona de alto presupuesto, que se limitan a poco más que ser una sucesión de pasillos con regeneración de vida automática y acontecimientos guionizados que dejan poca libertad al jugador. DOOM es un juego destinado para todos aquellos jugadores que busquen emociones fuertes y una descarga de adrenalina que no se veía desde hacía tiempo en el género. Es un juego difícil hasta en dificultad normal, que pondrá a pruebas las habilidades de todos los que se atrevan a probar. Es, por fin, un digno sucesor de la franquicia después del tropezón de Doom 3.

«A lo largo de los siglos, la humanidad ha probado muchas formas de combatir las fuerzas del mal: oración, ayuno, buenas obras y demás. Hasta Doom, nadie parecía haber pensado en la escopeta de doble cañón. Traga plomo, demonio.»

—Terry Pratchett.

 

Sinopsis

DOOM

Vuelve DOOM y lo hace por todo lo alto. Estamos solos en Marte y tendremos que enfrentarnos a hordas demoníacas para terminar de una vez por todas con una fuente de energía que podría desatar un infierno en la Tierra si llegara a estar en malas manos.

Inicia sesión y deja un comentario