Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Shadowrun: Dragonfall, contenido adicional de calidad

Dragonfall_destacada

Vuelve Shadowrun a PC y Mac con Dragonfall, la primera expansión de contenido oficial.

En julio de 2013 llegaba a PC y Mac Shadowrun Returns, la vuelta a los videojuegos de la clásica franquicia de juegos de rol de mesa Shadowrun, financiada a través de Kickstarter y con un aspecto gráfico con vista isométrica que lo hacía volver a sus raíces en consolas de 16 bits. El juego, a pesar de ser un poco limitado en su aspecto técnico y de tener algunos errores y decisiones de desarrollo un tanto cuestionables, consiguió demostrar que se pueden seguir haciendo buenos juegos de rol al margen de las grandes superproducciones y que hay suficientes aficionados para sustentarlos. La obligada expansión que nos ocupa, Shadowrun: Dragonfall, llegó a finales del pasado mes de febrero después de algunos retrasos, y también forma parte del contenido que se prometió durante la campaña de Kickstarter.

dragonfallscreen01_0

El Kreuzbasar, centro neurálgico de Shadowrun: Dragonfall

La aventura de Shadowrun: Dragonfall comienza cuando nuestro personaje llega a Berlín, la ciudad que se convertirá en el escenario principal de Dragonfall. Allí nuestra amiga Monica Schäfer nos ayudará a empezar a ganarnos la vida como shadowrunner y nuestra primera misión con ella, que al principio parece de los más normal, se acabará convirtiendo en una trama que amenaza con hacer regresar a una poderosa criatura del pasado, si no logramos evitarlo. Como ocurría en Shadowrun Returns, la historia principal de Dragonfall es bastante lineal, aunque en esta ocasión se han asegurado de que lo parezca un poco menos y muchas veces encontraremos diversas opciones a la hora de elegir misión e ir avanzando en la trama. El Kreuzbasar funcionará como escenario principal al que nuestros protagonistas volverán después de cada misión y desde el que, además de abastecernos, tendremos libertad para investigar y seleccionar cuál será la próxima aventura en la que nos embarquemos. Esta libertad (con sus límites, claro) es uno de los principales añadidos de Dragonfall y dará mucha más variedad a la ya excelente historia llena de misterios y giros de guión que recorreremos durante las más de 12 horas que dura el contenido nuevo.

Gran parte de los cambios en la jugabilidad de esta expansión no son exclusivos de ella, sino que proceden de un parche que la desarrolladora Harebrained Schemes publicó antes del lanzamiento de Dragonfall. Una de las mejoras más importantes es la posibilidad de poder guardar la partida en cualquier momento del juego. Puede parecer una tontería, pero fue una de las quejas principales de los jugadores después del lanzamiento de Shadowrun Returns. En el juego básico, la partida se guardaba automáticamente cuando llegábamos a ciertos puntos de control repartidos en la trama, algo que llegaba a ser ciertamente frustrante cuando necesitábamos guardar por cualquier causa externa al juego y no podíamos. Ahora podemos hacerlo a nuestro antojo en cualquier momento de la partida. Un pequeño cambio que es decisivo en muchas ocasiones, aunque vaya en detrimento de la dificultad. Aparte, Shadowrun: Dragonfall incluye nuevas armas, como un lanzagranadas o un rifle de fracotirador y nuevos enemigos, como gárgolas y dragones de fuego, así como objetos y más de 60 retratos de personaje nuevos. Eso sí, no hay grandes cambios en las clases ni en las habilidades que podemos seleccionar al crear nuestro personaje y, además, los compañeros de grupo suben de nivel automáticamente, por lo que tampoco podemos gestionar demasiado bien el tipo de personajes que queremos llevar con nosotros.

dragonfallscreen10_0

Dragonfall cuenta con una gran cantidad de escenarios nuevos

Los personajes secundarios son otro de los puntos fuertes de Dragonfall. En la expansión, además de poder contratar a personajes de relleno antes de cada aventura, podemos escoger a los secundarios de postín que Harebrained ha preparado para la ocasión. Secundarios que funcionan como pilares básicos de la excelente narrativa que la desarrolladora se ha marcado con su reimaginación del universo Shadowrun. Al volver de cada una de las misiones en las que nos enfrasquemos, podremos tener largas conversaciones con nuestros compañeros, en las que descubriremos su manera de pensar y parte de su pasado. Todo esto será determinante para disfrutar a fondo algunas de las misiones secundarias en las que estos personajes tendrán más protagonismo, ya que están directamente relacionadas con su historia. El elenco de estos personajes lo forman: Monica Schäfer, la tecnomante gracias a la que el protagonista da con sus huesos en Berlín; Eiger, una orco de corte militar que recelará de nosotros en todo momento; Dietrich, un chamán que se convertirá en nuestro mayor apoyo en el grupo; Mónica, una samurái urbana con un pasado turbulento del que no le gusta hablar; y Blitz, el hacker del grupo que se nos unirá más adelante en la aventura. Un grupo muy heterogéneo que mejora muchísimo la experiencia de juego.

Hay pocas cosas malas que comentar sobre Shadowrun: Dragonfall: cualquiera al que le haya gustado el juego original y tenga ganas de más hallará en esta expansión un contenido oficial más que decente, que supera en muchos aspectos al original y es prácticamente igual de largo. Ahora, hay varias cosas a tener en cuenta: lo primero es el precio, y es que Dragonfall cuesta en Steam prácticamente lo mismo que el juego original. No es demasiado, son unos 13,99 €, pero sigue pareciendo un abuso si tenemos en cuenta que, quitando la nueva campaña, son pocas las novedades que ofrece. El otro de los grandes peros es la localización a nuestro idioma. Para empezar, por ahora está en perfecto inglés y si la traducción —que seguramente llegará en algún momento— está al mismo nivel que la del Shadowrun Returns, no podemos sino avisar de la total falta de interés por parte de la desarrolladora en ofrecer un producto de calidad en los demás idiomas. Falta de recursos, quizá, pero se podría haber ido mejorando poco a poco.

newscreen_s04

La trama sigue dejando los combates en un segundo plano

En breve, compradlo si os gustó la primera parte y si no sois muy exigentes con las traducciones (o se os da bien el inglés). Cualquiera que haya salido satisfecho de la experiencia con Shadowrun Returns lo hará también con Dragonfall y acabará también con ganas de más historias tan bien contadas como la que nos ofrece Harebrained Schemes en esta expansión.

Sinopsis

Shadowrun: Dragonfall

Año 2054. Lo que al principio parecía una simple misión de infiltración se acaba convirtiendo en toda una trama que augura el resurgimiento de una poderosa criatura que todo el mundo daba por muerta. Tu equipo de shadowrunners y tú tendréis que ir juntando las piezas de un puzle que podría cambiar el mundo para siempre.

Inicia sesión y deja un comentario